Pablo Casado, entre Teodoro García Egea y Marta González, en el Comité Ejecutivo Nacional del PP - JAIME GARCÍA | Vídeo: Casado carga contra Vox y Ciudadanos (EP)
Elecciones Generales

Casado pasa al ataque frontal contra Cs y Vox y reclama el centro derecha solo para el PP

El líder de los populares aparta a Maroto de la coordinación de las campañas y elige como lema electoral «Centrados en tu futuro»

MadridActualizado:

El Partido Popular sufre estrés postraumático después del brutal golpe que recibió en las urnas. Aún sin reponerse de las heridas, ya tiene las siguientes elecciones encima, el 26 de mayo, y más que análisis profundo y autocrítica lo que ayer se vio en Génova fueron algunos remedios caseros para salir del paso y seguir adelante, aún entre tumbos. Para empezar, se cruzan los dedos a la espera de que los electores de centro-derecha hayan tomado nota de los efectos perversos de la división de voto y vuelvan al PP. Y para continuar, Casado pasó al ataque frontal contra Vox y Ciudadanos, situó al primero en la ultraderecha y al segundo en el transfuguismo y reclamó el espacio de centro-derecha solo para el PP. «Somos la única alternativa posible a Sánchez», sentenció.

Los barones y los principales dirigentes del PP se conjuraron ayer en Génova para intentar poner remedio al desastre del 28 de abril. Alberto Núñez Feijóo, que no acudió al Comité Ejecutivo Nacional por compromisos en el Parlamento autonómico, dio un aviso desde Galicia a primera hora: «Hay que ensanchar el partido». Un mensaje en la misma línea que el lanzado por dirigentes de la etapa de Rajoy, que reclamaron «ampliar los equipos» y una vuelta al centro.

La recuperación del centro político fue el mensaje más repetido y reclamado por los barones populares antes del Comité. El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, advirtió de que se puede tener una pierna más a la izquierda o a la derecha, pero «nunca se puede mover la otra pierna del centro, porque es donde está la mayoría».

También el presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, envió otro mensaje claro al asegurar que la oferta de los populares en su región ante las elecciones municipales y autonómicas se plantea «desde la moderación y el centro de la política».

«Partido de centro»

El exministro Margallo, que compitió con Casado en las primarias, en declaraciones en RNE señaló que el PP debe «recuperar su razón de ser» y volver a su «esencia de partido de centro», ya que solo desde esa posición se ganan las elecciones. En el Comité Ejecutivo también se escucharon más voces a favor de «centrar el discurso» en lo que realmente preocupa a la gente y en «las cosas que importan».

Otros dirigentes, sin embargo, como Alejandro Fernández, negó que el PP tenga que emprender «viajes a ninguna parte». De la misma opinión es José Ramón García Hernández, otro candidato de las primarias, para quien el PP «está donde tiene que estar».

Todos coincidieron en la que la fragmentación del voto de centro-derecha resultó letal, y atribuyeron el éxito de esa división a una estrategia «orquestada» desde La Moncloa.

En la reunión de los populares hubo críticas por la confección de las listas electorales, que han creado tensiones aún no resueltas, y se pidió contar más con las bases y los cuadros locales, además de poner el acento en el discurso social y económico.

Los barones y los dirigentes del PP coincidieron en un punto fundamental en este momento: el liderazgo de Casado es indiscutible, «de momento», según matizan algunas fuentes. Con las elecciones municipales y autonómicas a la vuelta de la esquina, a ninguno se le ocurre abrir la caja de los truenos, mientras el PSOE se frota las manos.

El cierre de filas en torno a Casado es un hecho. El número uno del PP por Málaga, Pablo Montesinos, que acudió al Comité Ejecutivo Nacional y que apunta a un puesto relevante en el proyecto de Casado, reiteró su compromiso con el presidente del partido: «Hay que corregir lo que no se ha hecho bien y, a partir de ahí, con Pablo Casado al frente, todos debemos remar por un objetivo común: que todo el centro derecha esté unido en torno al PP».

«Más desaciertos»

Casado tomó alguna decisión que se interpretó como una «declaración de intenciones». Su lema para las campañas del 26 de mayo será «Centrados en tu futuro», un mensaje que recupera el que utilizó Rajoy en las municipales de 2011:«Centrados en ti», y que le dio muy buen resultado con un poder territorial sin precedentes.

Además, Casado ha desplazado a Javier Maroto como director de campaña y ha encargado a Isabel García Tejerina la coordinación de las elecciones europeas, y a Cuca Gamarra la de las municipales y autonómicas. Maroto no se libró de las críticas expresas. La presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández, aseguró que «tuvo más desaciertos que aciertos».

Casado reconoció un primer «error» del PP en la campaña, al no ver que el principal rival de Ciudadanos y Vox no era Sánchez, sino él mismo. Una vez tomada nota, pasó a la ofensiva contra esos dos partidos. «Es falso que en España haya tres derechas. En España solo hay un partido de centro-derecha, que es el PP, uno de extrema derecha, que es Vox, y uno socialdemócrata, que es Ciudadanos, que ha favorecido los intereses del PSOE».

Para reafirmar la «fortaleza» del PP frente a Ciudadanos y Vox, exhibió este dato:«Somos el único partido de centro-derecha, que ha ganado en 2444 municipios, Ciudadanos en 115 y Vox en 72, y que liderará la oposición».

«Vamos a lo nuestro»

En ese ataque frontal, cargó contra Santiago Abascal, al que recordó que le debe «mucho» al PP, ya que ha estado cobrando de «fundaciones, chiringuitos y mamandurrias, como él dice, hasta antes de ayer». De Albert Rivera recordó que lleva 13 años perdiendo elecciones y ahí sigue, al frente de un partido «de tránsfugas».

Casado dijo todo lo que calló en campaña y mostró el objetivo de este PP ante las elecciones que se avecinan: «Vamos a lo nuestro. Vamos a recuperar nuestro espacio electoral. Hemos tomado nota del mensaje que nos mandan los españoles. Los electores quieren un PP reconocible en sus principios y valores, útil en las propuestas de Gobierno, orgulloso de lo que hemos hecho y capaz de ilusionar a todo un país».

Ante las dudas que pudiera haber sobre su liderazgo, Casado reacción así: «Son las primeras elecciones a las que me presento y mis predecesores ganaron a la tercera. Hace falta reconstruir el partido piedra a piedra, después de estos meses tan complicados tras la salida del Gobierno».

El Comité Ejecutivo Nacional se alargó tres horas, con unas 15 intervenciones de barones y dirigentes populares después de escuchar a Casado. Una de las que tomaron la palabra fue Ana Pastor, quien expresó su apoyo incondicional al presidente del partido e instó a todos estar más unidos que nunca.