Nuñez Feijóo, este martes en el Parlamento gallego
Nuñez Feijóo, este martes en el Parlamento gallego - EFE
REACCIONES AL 28-A

Feijóo llama a la «unidad» en el PP pero pide «ensancharlo» para que sea «punto de encuentro»

Rechaza pronunciarse sobre el futuro de Pablo Casado porque «es momento de abrir puertas, no de cerrarlas»

SANTIAGOActualizado:

Alberto Núñez Feijóo no ha asistido este martes a la ejecutiva nacional del PP que abordará la debacle electoral del partido en las pasadas elecciones generales del 28-A, pero Pablo Casado ya sabe cuál es su parecer. «Tuve ocasión de hablar con el presidente del partido y le di mi opinión», que consiste en un llamamiento a la unidad del partido ante las inminentes municipales del 26 de mayo y en marcar como objetivo primordial «ensanchar» el PP para que sea «un punto de encuentro» para las diferentes sensibilidades ideológicas alternativas al PSOE.

«Me hubiera gustado estar allí», ha afirmado en referencia a la sede de la calle Génova, «para unir el partido, para remarcar que tenemos unas elecciones convocadas en tres semanas». En opinión del barón gallego, la receta que debe aplicarse el PP es «ensanchar el partido y que vuelva a ser lo que fue, un punto de encuentro de gente que es más de derechas, más liberal, más conservadora, más de centro, más reformista o más de centro-izquierda».

Entre líneas, Feijóo se distancia del escoramiento del partido que ha expulsado a los votantes más moderados en brazos de otras opciones como la formación de Albert Rivera. «Hay muchos votantes de Ciudadanos que tienen cabida en el PP», ha indicado. De paso, ha reiterado que «la mayoría de los votantes de Vox estarán decepcionados» tras el 28-A «porque han visto cómo han colaborado sin saberlo en el trunfo del PSOE».

Ni Feijóo ni nadie de la dirección gallega del PP ha cuestionado en público ni la campaña ni los mensajes de Pablo Casado. No lo harán. Pero muchas de las ideas-fuerza para contener el avance de Vox han generado una profunda incomodidad y el PP gallego lo ha sufrido en carne propia, dado que a pesar de ser el territorio que obtuvo el mejor resultado de toda España (un 27,4% frente al 16% de la media estatal), ha perdido veinte puntos respecto a las autonómicas de 2016 que le dieron a Feijóo su tercera mayoría absoluta. En privado, todos apuntan a la pérdida de la centralidad discursiva, al abandono de un discurso moderado, como una de las causas del descalabro.

Apoyo a Casado

Preguntado por el futuro del presidente nacional del PP, Núñez Feijóo ha eludido todo atisbo de polémica. «No es momento de cerrar puertas sino de abrirlas, tenemos que abrir puertas a mucha gente que ve que si nos unimos somos más que el PSOE, y si nos dividimos, el PSOE gobernará con populistas e independentistas», ha sentenciado, «es momento de ensanchar el partido. cuando lo ensanchamos ganamos, y cuando lo limitamos no hemos ganado».

El presidente gallego ha justificado su imposibilidad de acudir a la ejecutiva nacional por su obligación de comparecer en el Parlamento de Galicia a la sesión de control al gobierno, inasistencia que hace semanas se comunicó al equipo de Casado, antes incluso del comienzo de la campaña electoral. «Mis obligaciones me exigen estar aquí», ha remachado el presidente gallego, «tengo que contestar al Parlamento».