Pestañas Premium ha conseguido establecerse en la «milla de oro» madrileña
Pestañas Premium ha conseguido establecerse en la «milla de oro» madrileña - ABC

Hay vida laboral después de los 50

Almudena Bereciartua, con 50 años y 23 de trabajo en una entidad bancaria, decidió pedir la cuenta, prejubilarse y dejar atrás su vida laboral

MadridActualizado:

Emprender no sólo es cosa de jóvenes, ni cuestión de edad, más bien de interés y ganas de sacar adelante un negocio. Desde que estalló la crisis cada vez son más los que tras décadas trabajando deciden dar el paso y crear su propia empresa. Uno de estos casos es el de Almudena Bereciartua. Con 50 años y 23 años de trabajo en una entidad bancaria decidió pedir la cuenta, prejubilarse y dejar atrás su vida laboral.

En 2014, cuando la crisis daba sus últimos coletazos, se embarcó en una de las aventuras más difíciles: emprender. Hoy es propietaria de «Pestañas Premium», primera cadena de centros de belleza especializados en extensiones de pestañas de «calidad premium» y tratamientos estéticos de la mirada en España. Bereciartua optó por un negocio innovador. «Decidí abrir un salón de pestañas y copiar lo que había visto en otros países como Inglaterra». Explica que su negocio nació en 2014 «con vocación de profesionalizar y elevar el nivel en el sector, con la convicción de que las mujeres quieren sentirse siempre guapas, de una forma cómoda, rápida y cuidando siempre de su salud».

La firma que dirige abrió su primer centro en Madrid, en la calle Alberto Aguilera 13 y el pasado 17 de diciembre inauguró su segundo centro en la milla de oro, en la calle Serrano número 100 (www.pestañaspremium.com). En pleno proceso de expansión, la firma seguirá creciendo con franquicias.