Banco Santander ha finalizado este fin de semana en Andalucía la integración tecnológica de las casi 1.600 oficinas de las que Popular disponía en toda España
Banco Santander ha finalizado este fin de semana en Andalucía la integración tecnológica de las casi 1.600 oficinas de las que Popular disponía en toda España - LLUIS GENE

Santander completa la integración de Popular, que desaparece como marca tras 93 años de historia

El proceso supone el fin de la marca Popular, fundada en 1926, desde el punto de vista comercial

MadridActualizado:

Banco Popular, fundado en 1926, desaparece como marca después de que Santander haya completado la integración de toda la red de la entidad en el grupo, tras llevar a cabo este fin de semana la migración tecnológica de las oficinas de Andalucía.

Con la integración tecnológica de las casi 1.600 oficinas que el Popular tenía distribuidas por todo el territorio nacional y que el grupo presidido por Ana Botín adquirió en junio de 2017, se pone fin a la histórica marca desde el punto de vista comercial, pues su desaparición jurídica se produjo en septiembre de 2018.

Así, ha finalizado la migración de 3,5 millones de clientes activos a la plataforma de Santander, que ahora pueden acceder a más de 7.500 cajeros de Santander en España y 30.000 terminales en todo el mundo sin costes ni comisiones con su tarjeta de débito del banco.

Banco Popular desaparece como marca tras 93 años de historia

El banco decidió hacer la integración de manera progresiva y en ocho oleadas para minimizar el impacto de las posibles incidencias que pudieran surgir y para mantener los números de cuenta y las tarjetas hasta el momento de su renovación.

En el proceso de integración han participado más de 1.200 profesionales de las áreas de tecnología y operaciones, se han invertido 1,6 millones de horas de desarrollo de software y se han realizado más de 60.000 pruebas.

Para tratar de cuidar las comunicaciones a los clientes, el banco ha realizado casi diez millones de comunicaciones, con 500.000 llamadas y 120.000 visitas. Además, para garantizar la calidad en la atención prestada, ha facilitado más de 190.000 horas de formación online a empleados y 133.000 de formación presencial.

Según una encuesta del banco, el 91% de los clientes migrados afirmó estar informado del proceso de integración y un 55% se declaró «muy satisfecho» con las comunicaciones recibidas, con calificaciones entre 9 y 10.

El consejero delegado de Santander España, Rami Aboukhair, ha resaltado que el proceso de integración tecnológica ha culminado «con éxito, en el plazo previsto y sin incidencias». «Iniciamos ahora una nueva etapa con un renovado impulso comercial, y más y mejores productos y servicios para particulares y empresas en todos los canales», ha señalado.

En este sentido, el banco anunció recientemente que el director financiero de Santander UK, Antonio Román, se incorporará a partir del 16 de septiembre como director de Banca Comercial en Santander España, un puesto de nueva creación que dependerá directamente de Aboukhair para impulsar el negocio y los planes de ejecución comercial en una red única tras culminar la integración de Banco Popular.

Ejecución del ERE

Para eliminar duplicidades y aprovechar las sinergias de la compra de Popular, Santander y los sindicatos firmaron el pasado 17 de junio un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supondrá la extinción de 3.223 empleos.

El banco siempre mantuvo que su ejecución no se llevaría a cabo hasta terminar la integración de Popular en el grupo y así ha sido. Actualmente está abierto el plazo para las adscripciones voluntarias de los servicios centrales, centro corporativo y estructuras intermediarias, y la fecha de ejecución finaliza el próximo 31 de julio.

En el caso de red comercial, la fecha tope para adscribirse es el 15 de noviembre y la de ejecución hasta el 31 de diciembre, mientras que para las áreas de recursos humanos, control de red, unidad de atención minorista y riesgos la fecha límite para adscribirse es el 31 de enero del próximo año, con una fecha de ejecución del 31 de marzo de 2020.