REUTERS

Ryanair no descarta recortar bases en España

La aerolínea de bajo coste deja en punto muerto su alianza con Air Europa

MadridActualizado:

Ryanair echa el freno en España. La aerolínea de bajo coste prevé un crecimiento del 3,5% (hasta los 51,2 millones de pasajeros) para 2019 en nuestro país, por debajo del 8% que estima para el conjunto de Europa. Una desaceleración que puede desencadenar el cierre de alguna base en regiones como Canarias. Por contra, destinos como Francia, Italia, Grecia y Turquía se sitúan ahora como países claves para la estrategia de la aerolínea.

En Madrid, Ryanair tiene previsto abrir dos nuevas rutas en diciembre: a Atenas (Grecia) y Kiev (Ucrania), con cuatro frecuencias semanales cada una. De igual forma, se incrementarán los servicios a Milán Malpensa, así como frecuencias adicionales a Copenhague, Londres, Praga, Colonia, Oporto, Marraquech, Marsella y Santiago. Todo ello para alcanzar los 6,85 millones de pasajeros desde el aeropuerto.

Esta es la hoja de ruta que ha detallado este jueves el director general de Marketing de la aerolínea, Kenny Jacobs, en un acto en Madrid. Jacobs ha señalado que Ryanair puede cerrar bases «en cualquier parte» por razones comerciales, si bien ha puntualizado que todavía no se ha tomado ninguna decisión al respecto. El año pasado la compañía ya cerró sus bases de Bremen (Alemania) y Eindhoven (Holanda).

En Gran Canaria y Lanzarote, la «low cost» irlandesa, que perdió 20 millones de euros en su tercer trimestre fiscal, ha optado por el momento por recortar aviones en, lo que ha reavivado las críticas de los sindicatos a la compañía. Pese a ello, Jacobs ha asegurado este jueves que la paz social dentro de la aerolínea está garantizada.

Jacobs también ha anunciado que la aerolínea ha dejado en punto muerto la alianza que mantenía con Air Europa. ¿La razón? Los billetes de la compañía fundada por Juan José Hidalgo a través de la web de la irlandesa eran menos de los previstos. Fuentes de la «low cost» destacan sin embargo que no es descartable que esta alianza se reactive en el futuro. De hecho, la compañía considera que durante los próximos cinco años se popularizarán este tipo de acuerdos dentro del sector.

Respecto a las incertidumbres que rodean al sector aéreo, Jacobs ha destacado el precio del combustible y el Brexit como mayores desafíos para la industria. Además, Jacobs ha vaticinado que se producirá un proceso de concentración en el mercado que eliminará la sobrecapacidad actual. Según sus cálculos, un 10% de la oferta del sector se verá afectada por este fenómeno.