EFE

Los pilotos piden formación para utilizar correctamente la aeronave

El director del departamento técnico del sindicato de pilotos Sepla, Javier Martín-Chico, explica que en ambos casos se produjeron «problemas de control» del avión

Madrid - Nueva YorkActualizado:

Las investigaciones sobre el Boeing 737 MAX 8 que se estrelló la semana pasada en Etiopía matando a 157 personas todavía están en una fase preliminar. Sin embargo, distintos colectivos de pilotos están dejando pistas sobre lo que podría haber ocurrido, basándose en el desgraciado precedente que marcó el accidente aéreo ocurrido en Indonesia en octubre. Y es que esta tragedia estuvo protagonizada por un aparato de las mismas características.

En declaraciones a este periódico, el director del departamento técnico del sindicato de pilotos Sepla, Javier Martín-Chico, explica que en ambos casos se produjeron «problemas de control» del avión que provocaron su caída pocos minutos después del despegue.

Estos problemas, en su opinión, pueden estar motivados por un mecanismo denominado MCAS (Maneuvering Characteristics Augmentation System), que se activa automáticamente en estos aviones para evitar «que el morro esté demasiado elevado». «Las características técnicas de este modelo provocan que el avión tienda a tener un cabeceo hacia arriba. Por eso se instaló el MCAS, que en la práctica contrarresta este movimiento y hace que el morro baje», apunta Martín-Chico.

En su opinión, este sistema ha podido tener un fallo técnico que lo haya activado sin necesidad, provocando la caída del morro del avión de forma brusca. «Todavía es pronto para conocer si esto ha sido lo que ha pasado», puntualiza el representante de Sepla.

En lo que sí hace hincapié Martín-Chico es en «la necesidad de formar a los pilotos», ya que, según apunta, «en el manual que recibió el gremio para utilizar este avión no se mencionaba nada del sistema MCAS». Ayer, Sepla mandó un comunicado incidiendo en este aspecto.