Pemex: «Repsol es español y lo seguirá siendo»
Juan José Suarez Coppel, director general de Petróleos Mexicanos - EFE
energía

Pemex: «Repsol es español y lo seguirá siendo»

El director general de la compañía mexicana defiende que no buscan una «colaboración abusiva» con la petrolera española

corresponsal en méxico Actualizado:

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Juan José Suárez Coppel, asegura que el objetivo primordial de la ampliación de sus acciones en Repsol es tener un mayor peso en la toma de decisiones de la petrolera española, sin pretender su control. Suárez aclara que Pemex y Sacyr no son socios, sino accionistas que buscan el bienestar de la empresa, y que acordaron ir juntos en votaciones en el seno del consejo de administración.

«Lo que tenemos es un mayor peso de Pemex en decisiones que toma Repsol para que le vaya mejor, no una colaboración abusiva. Repsol está en diferentes bloques en aguas profundas, podríamos coinvertir los dos; tienen mucha experiencia y desempeño en refinado, podríamos buscar una colaboración en capacidad de gestión en tecnología», detallaba Suárez Coppel.

Entrevistado por la emisora MVS, el responsable de la empresa pública reconocía que en agosto se reunió con Antonio Brufau, presidente ejecutivo de Repsol, quien se desplazó a Ciudad de México para advertirle del riesgo de asociarse con Sacyr por la deuda que tenía la constructora española, pero no para disuadirlo de que incrementara su participación en la firma.

«Mercados diferentes»

«Repsol no vende gasolina en México, Pemex no vende gasolina en España, tenemos mercados diferentes. Repsol es española y lo seguirá siendo. Si nosotros tenemos nuestro corazoncito con Pemex, entendemos que ellos también tengan el suyo», sostiene el funcionario.

Hace un mes, Pemex anunció a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) española la compra del 4,62% del capital de Repsol YPF, lo que le confiere el 9,43%de las acciones de la petrolera. Junto a Sacyr Vallehermoso suma una participación del 29,44% de los títulos de la compañía.

Después de que el consejo de Repsol pidiera a Sacyr-Pemex romper su acuerdo, senadores de los tres principales partidos mexicanos calificaron a la empresa española como «racista y dolida». El presidente de la Comisión de Energía, Francisco Labastida, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), criticó al Gobierno federal por su «entreguismo» hacia España y Estados Unidos: «Me parece que esa actitud es de virreyes y señores de la Conquista en contra de los mexicanos. Es una actitud discriminatoria, hasta racista».

Carlos Navarrete, coordinador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), dijo que Repsol debe respetar el principio de reciprocidad, porque ellos «son muy buenos para venir a invertir en México y aquí se les abren las puertas, no se les limita, y si una empresa estatal mexicana como Pemex incrementa su presencia en una empresa allá, pareciera que estamos cometiendo una grave ilegalidad».