Representantes de Cejuego durante la rueda de prensa
Representantes de Cejuego durante la rueda de prensa - ABC

La patronal del juego manda un mensaje al Gobierno: «Sería un error garrafal prohibir nuestra publicidad»

Cejuego pide regular los anuncios en cuanto a cantidad, mensajes y horarios para proteger a los más vulnerables de la sociedad, como son los menores

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La patronal del juego privado Cejuego ha pedido este jueves al Gobierno en funciones que regule «urgentemente» la publicidad del sector estatal y online y han recordado que es una demanda que lleva años solicitando, en concreto, desde la aprobación de la Ley 13/ 2011 hace ocho años por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. De este modo, las empresas privadas de juego y apuestas piden desarrollar la ley en lo que se refiere a anuncios publicitarios y en aspectos como la cantidad, mensajes y horarios para proteger a los más vulnerables de la sociedad, como son los menores de edad.

Esto es lo que han transmitido en una rueda de prensa conjunta el director general de Cejuego, Alejandro Landaluce; el director de Relaciones Institucionales de Codere, Luis Miguel Cabeza de Vaca; el director corporativo de Relaciones Institucionales de Cirsa, Carlos Duelo y el secretario general y director de Relaciones Institucionales de Orenes, Pedro García.

Desde Cejuego recuerdan que ya han comunicado durante años «la postura de regular la publicidad, pero las normas finalmente se han quedado en el cajón». «Exigimos que se desarrolle ya un reglamento de la publicidad, ya que el juego es una oferta de ocio más y que se haga con total garantía y en cauces de seguridad que protejan a los más vulnerables, como son los menores», subrayó Landaluce, quien ha admitido que «existe un exceso de publicidad, sobre todo, en los medios audiovisuales».

A pesar de que las empresas del juego están a favor de aprobar medidas más restrictivas, sus representantes se posicionan en contra de una prohibición total e inciden en que las medidas deben ser las mismas tanto para el sector privado como el público. «Sería un error garrafal prohibir la publicidad del juego privado, ya que se limitarían las libertades de la inmensa mayoría de los españoles», indicó Carlos Duelo.

Dentro del sector admiten que se están dando situaciones que preocupan también a las propias empresas: «Todos asistimos quizás a un bombardeo específico», reconoció Duelo. «Otro factor que preocupa es la participación en los anuncios de famosos que son referentes para el público joven», añade Duelo, quien ha asegurado que desde la patronal estarían «a favor» de restringir la aparición de este tipo de personajes en su publicidad.

Solo en horario adulto

En esta línea, Cejuego ha hecho una propuesta de cinco medidas para regular la publicidad del sector en radio y televisión como son la limitación en horarios exclusivos para adultos ('prime time' desde las 21.00 o 22.00 horas), ceñir los anuncios a tramos concretos durante los eventos deportivos, reducir a su vez el número de impactos en los partidos deportivos, la prohibición de publicitar bonos o cuotas con descuentos y regular el contenido del mensaje -explicativo o informativo- que se envía a la sociedad.

Por su parte, el director de Relaciones Institucionales de Codere, Luis Miguel Cabeza de Vaca, ha querido incidir en que el juego «no es igual que el tabaco», que resulta perjudicial desde el primer cigarro. «El juego, de manera racional, es bueno y la inmensa mayoría de la sociedad juega. Creemos en la regulación», ha afirmado Cabeza de Vaca.

En la actualidad, las empresas están regidas por el código de conducta de la Dirección General de Juego firmado en 2012 con una serie de principios para la «autorregulación» del sector bajo la supervisión de Autocontrol. «Sin embargo, consideramos que esto no es suficiente, que nuevos tiempos exigen nuevas medidas», sentenció Landaluce. Finalmente, Landaluce ha indicado que si finalmente el Gobierno legisla con diferencias entre publicidad de empresas de juego privadas y públicas, recurrirán a Europa por otorgar «privilegios» al juego público, a Selae y a la ONCE.