El nuevo acuerdo agrícola Marruecos- UE, muy perjudicial para España

J. NATES | MADRID
Actualizado:

El sector agrícola sigue sin levantar cabeza. En un escenario de crisis generalizada que afecta a todas las producciones, agravado con las caída de las exportaciones hortofrutícolas en el tercer trimestre en un 21% en volumen y un 27% en valor, la puntilla la puede terminar de poner Marruecos.

A punto se firmarse el nuevo Acuerdo de Asociación entre el país magrebí y la UE, se ha conocido que este pacto supondrá la total libertad de acceso de frutas y hortalizas marroquíes a los mercados comunitarios. Tan sólo se establecerán contingentes para seis productos considerados como sensibles: tomate, calabacín, pepino, ajo, clementina y fresa.

Dichos contingentes son muy superiores a los fijados en el anterior tratado en 2004, según han confirmado responsables de la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea a la Federación Española de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex).

En hortalizas, las exportaciones pasarán de 185.000 a 257.000 toneladas en 2013, lo que representa un incremento del 39%; en calabacín, se permitirá una subida de 25.000 a 50.000 toneladas (100%); en pepino se aumenta de 5.600 a 15.000 toneladas (167%), y en ajo de 1.000 a 1.500 toneladas (50%).

En cuanto a frutas, el contingente de clementinas crecerá un 25% y en fresa la cantidad que Marruecos introducirá en la UE será de 3.600 toneladas, y mil más en abril y mayo, respectivamente, dos meses muy sensibles para la producción española, ya que coincide con nuestro calendario productor.

Perjuicios

Los agricultores se muestran indignados ante estas nuevas concesiones y califican de bajada de pantalones la actitud de los responsables de Bruselas y, sobre todo, de las autoridades españolas. Critican que se perjudique deliberadamente a un sector como el de frutas y hortalizas que representa un 55% de la producción vegetal en nuestro país.

Desde Fepex se denuncia el hecho de que Marruecos ha incumplido sistemáticamente los contingentes asignados en los anteriores acuerdos y la Comisión parece que le premia con un acuerdo aún más ventajoso. A juicio de su director gerente, José María Pozancos, el convenio tendrá una incidencia muy negativa en Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana, Canarias y Extremadura, «afectando especialmente a las producciones a las producciones hortícolas intensivas y de fruta temprana, con la consiguiente destrucción de empleo y caída de las exportaciones»

Asaja considera intolerable que ante una situación de mercados hundidos como la actual, Bruselas haga oídos sordos, ignore el principio de preferencia comunitaria y amplíe las concesiones al reino alauí.

Finalmente, para COAG los productores españoles serán otra vez «moneda de cambio» en el nuevo acuerdo agrícola, una situación de la que «estamos hartos».