Publirreportaje

No busques más: aquí todos los gastos que puedes deducirte como autónomo

Estas deducciones pueden marcar la diferencia porque implican una cantidad considerable de dinero que nos sería devuelta

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Todo el mundo sabe que ser autónomo implica aceptar la responsabilidad de sacar un negocio adelante y hacer lo necesario para que este funcione. Para ello hay que tomar decisiones prácticamente a diario.

Además, es absolutamente imprescindible llevar al día una serie de trámites para cumplir con la legalidad vigente y evitar sanciones, tal y como nos comentan los expertos de la asesoría para pymes y autónomos, Ayuda T Pymes. Entre ellos, todo lo relativo a la presentación y liquidación de impuestos, principalmente dos: el IVA y el IRPF.

El IVA se presenta trimestralmente, y también se debe hacer una declaración anual a principios de año. Por su parte, el IRPF dependerá de varios factores en función de la actividad que desarrolles y de otros condicionantes.

Por ese motivo, si no controlas tus obligaciones fiscales, lo mejor es contar con una asesoría con experiencia o, al menos, contrastar la información por ti mismo en el lugar adecuado. Por ejemplo, puedes recurrir a un blog especializado como GesTron, donde resuelven dudas de forma gratuita y publican contenido que puede serte útil en ese sentido.

Y hablando de impuestos y volviendo al centro de la cuestión: gastos deducibles para autónomos. Estas deducciones pueden marcar la diferencia porque implican una cantidad considerable de dinero que nos sería devuelta. Repasemos los gastos que pueden deducirse actualmente los trabajadores por cuenta propia.

Viajes, desplazamientos, gasolina y gastos relacionados con el vehículo

Los desplazamientos en transporte público y estancias en hoteles se pueden desgravar, pero tan solo en determinados tipos de actividad.

Se puede deducir el IVA de los gastos del vehículo particular, si bien el seguro del coche, la gasolina, el aparcamiento, los peajes y el mantenimiento del mismo tan solo podrán deducirse al 50%. Si el coche se utiliza para trabajar exclusivamente, podrá desgravarse el 50% del gasto en combustible. En caso de que el coche se utilice para transporte de viajeros o mercancías, el autónomo podrá deducirse la totalidad del IVA.

Los autónomos pueden descontarse hasta 26.67 euros de gastos directos de manutención en días laborales. Para ello, el pago debe hacerse con vales de comida o en formato electrónico.

Seguridad Social y gastos médicos

Según nos comentan los expertos de la asesoría Ayuda T Pymes, la cuota de autónomos es deducible. Puedes desgravarte la cuantía mensual que pagas en la Seguridad Social en concepto de cotización.

La asistencia médica del trabajador y los seguros por enfermedad que tenga contratados podrán deducirse en el IRPF. Se incluyen también las primas que cubren a cónyuges e hijos menores de 25 años, con un tope de 500 euros o 1.500 si algún miembro de la familia tiene discapacidad.

Gastos de la vivienda

Cuando la actividad profesional se ejerza en casa, se podrán descontar parte de los gastos asociados a la misma como la hipoteca, la electricidad, el agua, el teléfono o Internet. Sin embargo, debe calcularse el importe equivalente a los días trabajados, así como los metros del hogar afectos al desarrollo de la actividad, para estimar qué parte de los suministros (aproximadamente), se ha dedicado al trabajo como autónomo y no al consumo doméstico.

Material de oficina

Pueden desgravarse los materiales de oficina necesarios para ejercer la actividad profesional, y también las tarjetas de visita. El coste de los uniformes y demás, también es deducible.

Publicidad de la empresa

Son gastos deducibles el diseño de una página web, la publicidad en redes sociales y la adquisición de cuentas premium en programas de marketing, entre otros gastos relacionados con el ámbito publicitario.

Préstamos y donativos

Los intereses generados por distintos tipos de préstamos serán deducibles, así como hasta el 30% de los donativos hechos a entidades públicas.

Gastos propios del negocio

Estos pueden ser por ejemplo los siguientes: formación adicional para el trabajo, vestuario profesional, entradas a ferias y congresos, la contratación de una gestoría o programas informáticos para gestionar la contabilidad.

Como podemos ver, son muchos los conceptos aplicables a la hora de conseguir descuentos y bonificaciones al declarar impuestos. A menudo, la cuantía deducible dependerá del perfil del autónomo y de la actividad que se lleve a cabo.

Por ello, es fundamental que indagues en fuentes fiables y realices las deducciones con sumo cuidado. No querrás dejarte nada fuera y perder devoluciones de dinero que tienes derecho a percibir, o peor aún, deducirte algo que no corresponde y que luego vengan notificaciones con sorpresitas.

Cada uno de los conceptos mencionados anteriormente, necesita ser introducido de la manera correcta y justificado para, a la poste, evitar sustos.

Solicita la ayuda de una gestoría especializada o fórmate concienzudamente, además de dedicarle el tiempo necesario a la realización de este tipo de trámites. No los pases por alto o les restes importancia porque las consecuencias pueden pasarte factura, literalmente.

Un problema con la Adminsitración o cualquier deuda pendiente con un organismo público te pondrá las cosas muy cuesta arriba a la hora de desarrollar tu actividad. Se te denegará el acceso a bonificaciones en tu cuota, se acumulan intereses y recargos sobre tus deudas, no se te concede el derecho a ningún tipo de bonificación y, si vas a solicitar cobrar algún tipo de pensión, dependiendo del caso, también puedes tener problemas.