Para Carlos Pardo, de Meta4, las compañías deben centrarse en « lo que realmente les aporta valor»
Para Carlos Pardo, de Meta4, las compañías deben centrarse en « lo que realmente les aporta valor» - FOTOLIA

La mayoría de las empresas considera la captación y retención del talento su reto más importante

Como segundo desafío, con un 20%, esta la transformación digital según el estudio «Agilidad estratégica a través del capital humano», elaborado por el IESE y Meta 4 entre 120 directivos de recursos humanos de empresas españolas

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El IESE Business School y la consultora Meta4 han elaborado el estudio «Agilidad estratégica a través del capital humano», a partir de una encuesta realizada a más de 120 directivos de Recursos Humanos de empresas españolas, con el objetivo de indentificar los principales retos de las compañías en este terreno. Entre las principales conclusiones, el 28% de los encuestados han señalado como el mayor reto en el terreno del capital humano su captación y retención. Mientras que otro 20% ha señalado a la transformación digital como el mayor desafío, entendida como un cambio de mentalidad.

El estudio también ha analizado las prácticas actuales de las compañías para afrontar los mencionados desafíos: Por ejemplo, el 15% afronta estos retos a través de ajustes en su sistema de retribución y beneficios; el 11% ha apostado más por la innovación y el 10% ha señalado que desarrolla planes estratégicos de digitalización y de formación de sus profesionales.

Para Carlos Pardo, director general de Meta4, «es imprescindible que las organizaciones apuesten por lo que realmente les aporta valor a largo plazo, sus profesionales». Para este experto, lo que hará falta será «una estrategia de capital humano que busque la excelencia en términos de rendimiento». Todo ello, basado en el compromiso con el proyecto y el potencial de desarrollo dentro de la organización.

Gestión del talento

Por su parte, las empresas también han venido centrando su estrategia de capital humano en la gestión del talento (6%), en la evaluación del desempeño en programas de desarrollo del talento (5%), en los sistemas de gestión de los Recursos Humanos (5%) y en políticas de comunicación (5%). El informe ha destacado que más allá de las acciones concretas, las empresas deben centrarse en un modelo de prácticas y procesos de capital humano más ágiles y flexibles, con el objetivo de mejorar la capacidad y velocidad de respuesta frente a futuros desafíos.

En este sentido, han destacado desde el IESE y Meta4, que el Informe pone de manifiesto «una relación directa entre las políticas de capital humano y el rendimiento de la compañía». Por este motivo, en el informe se ha recomendado que el departamento de Recursos Humanos ponga en marcha políticas y prácticas que busquen incrementar el compromiso y la capacidad de adaptación de cada organización teniendo una estrategia de recursos humanos clara.

Fomento del compromiso

Al respecto, el estudio ha apuntado que actualmente el 46% de las empresas «top 50%» (las que consiguen un rendimiento por encima del valor medio) ponen en marcha prácticas, que fomentan un alto compromiso de los empleados. Todo ello, a través de procedimientos relacionados con la selección de personal, la formación, la evaluación del desempeño o retribución variable. Además de ofrecer flexibilidad horaria y de responsabilidades, apostando por una comunicación interna bidireccional.

Para la titular de la Cátedra Puig de Global Leadership de IESE Business School, Marta Elvira, y Paula Apascaritei, doctoral del mismo centro, «la sostenibilidad de las empresas depende en gran medida de su habilidad gestionando estos profesionales de alto potencial y facilitando la creatividad a través de la diversidad». Ambas expertas han apuntado que las compañías que «den prioridad a la estrategia de capital humano en la agenda del director general y del comité ejecutivo» estarán mejor preparadas.

Según el Informe, el 42% de estas compañías - las «top 50%» - con mayor rendimiento promueven la capacidad de adaptación del capital humano a través de diferentes procesos y prácticas de recursos humanos. Por ejemplo, permite el desarrollo y compensación de los profesionales que realizan acciones innovadoras. En este sentido, el 46% de este tipo de compañías echa mano de capital humano de alto valor (creativos y bien cualificados frente a la competencia) y, en lo que respecta a la estrategia de negocio, el 46% de las organizaciones han fomentado tanto la estrategia de innovación como la de eficiencia.