Imágen de la campaña de boicot contra productos japoneses que se está extendiendo por todo Corea
Imágen de la campaña de boicot contra productos japoneses que se está extendiendo por todo Corea - EFE

Japón agudiza las tensiones comerciales con Corea del Sur y mantiene las restricciones a las exportaciones

El ministro portavoz del ejecutivo nipón, Yoshihide Suga ha afirmado que «estas medidas no son algo que deba ser discutido (con Corea del Sur), y no planeamos retirarlas»

TokioActualizado:

El Gobierno de Japón se mantiene firme y asegura que no revocará las restricciones sobre sus exportaciones a Corea del Sur de materiales para la industria tecnológica a pesar de las críticas recibidas de Seúl y descarta cualquier negociación bilateral.

En estos términos se ha expresado un portavoz del Ejecutivo nipón que ha reafirmado la voluntad de Japón de seguir adelante con estas medidas tomadas en medio del deterioro de las relaciones bilaterales. Todo ello, a pesar de que en la víspera el Gobierno surcoreano expresó su descontento por la situación y llamó a una «discusión sincera» al respecto.

El ministro portavoz del ejecutivo nipón, Yoshihide Suga ha afirmado que «estas medidas no son algo que deba ser discutido (con Corea del Sur), y no planeamos retirarlas».

Japón aplica desde el pasado jueves restricciones sobre el envío a Corea del Sur de materiales y químicos esenciales para la fabricación de chips de teléfonos inteligentes, televisores y computadoras personales, entre otros aparatos electrónicos.

Fallos judiciales

Los nuevos controles comerciales son una aparente respuesta a los recientes fallos de varios tribunales surcoreanos -incluido el Supremo- que obligan a empresas japonesas a compensar a ciudadanos surcoreanos que fueron obligados a trabajar para ellos durante la II Guerra Mundial, un asunto que Japón considera resuelto desde hace décadas.

Hasta ahora, el Gobierno japonés se ha limitado a citar como argumento para la nueva normativa el «debilitamiento significativo en la relación de confianza» con su país vecino.

El Gobierno de Seúl ha considerado que estas medidas son contrarias al libre comercio, y anunciado su intención llevar el caso ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) en caso de que Japón no responda a sus llamadas al diálogo.

Tanto empresas surcoreanas como japonesas han expresado su preocupación por las restricciones, que podrían ocasionar retrasos en la cadena de suministro con el consiguiente impacto negativo tanto para los proveedores como para los compradores.

Este lunes, el presidente de facto de la multinacional surcoreana Samsung Electronics, Lee Jae-yong, llegó a Japón para reunirse con responsables de empresas niponas y buscar soluciones a estas trabas comerciales, ante la perspectiva de que el mayor fabricante mundial de chips pueda verse perjudicado por la situación.