El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, hoy en Murcia
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, hoy en Murcia - EFE

Goirigolzarri considera un despropósito el banco público que propone Podemos

El presidente de Bankia argumenta que «los contribuyentes españoles no tienen por qué pagar a clientes que no consiguen devolver sus créditos»

MadridActualizado:

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, considera un despropósito la propuesta de Podemos de crear un banco público «porque los contribuyentes españoles no tienen por qué pagar a clientes que no consiguen devolver sus créditos» y dice no conocer referentes de ello en países desarrollados.

Goirigolzarri ha apuntado hoy que Bankia actualmente se puede considerar un banco público porque está controlado por el Estado, que posee el 61,33 por ciento, si bien señala que él tiene el mandato de desarrollar un proyecto profesional que gane dinero para devolver a los contribuyentes las ayudas que ha recibido en los últimos años esta entidad.

Sobre la petición de Podemos de su destitución, Goirigolzarri, asegura que no le preocupa tal solicitud y recuerda que en el año 2012 se incorporó a Bankia cuando se encontraba en una situación muy delicada y que seguirá en la entidad si accionistas y el Consejo de Dirección le dan su confianza.

El presidente de Bankia ha participado hoy en el Foro Nueva Murcia con una conferencia en la que analizó las perspectivas de la economía, del sector financiero y de la entidad, subrayando la necesidad de «preocuparse y ocuparse de la reputación del sector financiero».

En este sentido, ha explicado que para que sea sólido debe ser «rentable y transparente», ya que si la rentabilidad está por debajo del coste de capital, el sistema será una «rémora» al estar infracapitalizado.

En cuanto al impuesto de actos jurídicos documentados, Goirigolzarri ha afirmado que la banca ha sido «mero espectador» de todo lo que ha pasado y que «sin comerlo ni beberlo» se han encontrado con un tema muy complejo.

«Lo único que hemos hecho antes, durante y después y en todo momento ha sido respetar escrupulosamente la ley», y ha subrayado la necesidad de que existan reglas claras dado que las hipotecas son contratos a largo plazo que requieren seguridad jurídica.