El Banco de España defendió las cuentas de Bankia en época de Rato
El Banco de España defendió las cuentas de Bankia en época de Rato - AFP

¿Por qué el FROB acudió al Banco de España para defender las cuentas de Bankia?

Economía respaldó acudir al Banco de España sin comprometer su posición institucional

MADRIDActualizado:

El FROB -el fondo de rescate español, un organismo del Gobierno que dirige la reestructuración de los bancos- acudió al Banco de España para defender las cuentas de Bankia al salir a Bolsa, cuestionadas por la Justicia, pero trató de evitar comprometer su posición institucional, incorporando sus tesis al caso por una vía indirecta.

El presidente del FROB en aquel momento, Fernando Restoy, explicó en una reunión que la comisión rectora -el órgano que administra el FROB- mantuvo «intensos contactos» para «conciliar la posición institucional del Banco de España con el aval que el FROB necesita para poder alegar sobre aspectos de tipo contable». Así consta en un acta del organismo, a la que ha accedido ABC.

La propuesta fue dirigir una consulta técnica al Banco de España para que su «interpretación contable» se incorporara al caso Bankia a través del informe del FROB, pero de «una manera indirecta», insinuando la existencia de un informe del supervisor y reproduciendo su contenido. Ello permitía dar fuerza a la posición del FROB y «mantener la menor visibilidad o injerencia» del supervisor. El subsecretario de Estado de Economía, Miguel Temboury, uno de los representantes del ministerio en el FROB, lo respaldó, según consta en el mismo acta.

El fondo de rescate defendió, en un contrainforme incorporado al caso Bankia, que las cuentas de la entidad eran fieles a la realidad cuando saltó al parqué, en julio de 2011. Es decir, que no hubo engaño al inversor.

Para sustentar esa postura, se apoyó en la CNMV y el Banco de España, considerado el «intérprete auténtico» de la normativa contable, según una carta enviada por el actual presidente del organismo, Jaime Ponce, al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu. La respuesta del supervisor se plasmó en un informe que, de forma indirecta, defendía la contabilidad de Bankia al argumentar que la caja podía utilizar las provisiones genéricas para sanearse, lo que hubiera cubierto los agujeros que detectaron los peritos judiciales, dos inspectores del Banco de España que trabajaron un año y medio a las órdenes del juez. La conclusión de estos fue clara: la entidad maquilló sus cuentas.

El magistrado, dando credibilidad a los peritos, impuso una fianza de 38,2 millones a la antigua cúpula para cubrir las indemnizaciones si son condenados por estafa en un futuro juicio.