El anterior ministro de Finanzas de Merkel apuesta por la colectivización de la deuda europea

El potencial candidato del Partido Socialista en las próximas elecciones generales Peer Steinbrük, secunda el llamamiento del líder socialdemócrata, Sigmar Gabriel, a pesar de la creciente oposición social alemana

berlin Actualizado:

El anterior ministro de Finanzas de Alemania y potencial candidato del Partido Socialista en las elecciones generales del próximo año, Peer Steinbrük, apuesta por una colectivización de la deuda a pesar de la creciente oposición social alemana y el férreo rechazo de los sectores más conservadores del Gobierno germano. En una entrevista publicada este sábado por el periódico alemán 'Süddeutsche Zeitung', Steinbrük secunda el llamamiento del líder de los socialdemócratas germanos, Sigmar Gabriel, en favor de la colectivización de la deuda y una integración fiscal europea más sólida.

"El presidente del partido", en alusión a Gabriel, "acierta y los acontecimientos evolucionarán en esta dirección", sostiene Steinbrük, que, además, aboga por que la Unión Europea (UE) intervenga de forma más directa y contundente en las políticas fiscales de aquellos países con problemas de financiación como España o Italia. Esta postura choca frontalmente con la política que esgrimen los conservadores que integran el Gobierno deAngela Merkel: la Unión Cristiano Demócrata (CDU) y el Partido Liberaldemócrata (FDP).

A juicio de Steinbrük, esta posición es "disparatada", puesto que la UE ya se ha perfilado como una "comunidad con responsabilidades comunes". Así pues, el posible candidato electoral del SPD en los próximos comicios advierte en la entrevista de que la UE tiene únicamente dos vías para sobreponerse a esta crisis: una mayor cesión de soberanía por parte de los Estados o encaminarse hacia una "renacionalización" de los países miembro, lo que sería "fatal" para el proyecto europeo y para Alemania, en palabras de Steinbrück, que fue ministro de Finanzas en la primera legislatura de Merkel.

Aboga por que la UE intervenga de forma más directa en las políticas fiscales de aquellos países con problemas

Tanto Francia como España e Italia han urgido a Bruselas a que acelere la puesta en marcha de los eurobonos, el preferido de entre los mecanismos para colectivizar la deuda europea, a fin de apuntalar la confianza de los mercados financieros y poner fin a la tendencia 'in crescendo' de las primas de riesgo e los intereses de las deudas italiana y española, antes de que dichos niveles alcancen cotas insostenibles. No obstante, Alemania se aferra al coste prácticamente nulo al que se financia, un beneficio del valor seguro que desaparecería a priori con la introducción de los eurobonos y que ha desatado las críticas de los sectores más conservadores del Gobierno de Merkel.

Entretanto, la canciller alemana insiste en que la solución a la crisis de la deuda de la eurozona pasa por acometer más reformas y reducir el gasto público. En este contexto, el partido de Merkel y el SPD trabajan ya con miras a las elecciones del próximo año, al mismo tiempo que el Gobierno se ve obligado a negociar con los socialistas para garantizar la 'luz verde' a los mecanismos de rescate europeos. En el horizonte, en base a los sondeos, se vislumbra un Gobierno de coalición entre la CDU de Merkel y el SPD, el cual bien podría ser encabezado en las elecciones por el más moderado Steinbrück, o por su líder en el Parlamento, Frank-Walter Steinmeier, más inclinado hacia la izquierda dentro de la rama moderada del partido y con una popularidad en pleno ascenso.