Cable submarino de una sola pieza
Cable submarino de una sola pieza - ABC

España y Marruecos construirán una tercera interconexión eléctrica bajo el Estrecho

La inversión ascendería a 150 millones de euros y generaría unos ingresos adicionales para el sistema eléctrico español de 140 millones

MadridActualizado:

España y Marruecos han firmado un memorando de entendimiento para construir un tercer cable de interconexión eléctrica entre ambos países. El acuerdo encomienda a Red Eléctrica de España (REE) y a su homóloga marroquí ONEE el estudio y análisis del proyecto, cuya puesta en servicio debería estar lista antes de 2026.

El proyecto Remo, que es como se conoce a la interconexión entre España y Marruecos, se inició en 1997 con la instalación de la primera línea eléctrica y finalizó con la puesta en servicio de la segunda línea, en junio del 2006.

A ese memorando, firmado en el marco de la visita que los Reyes de España han realizado al país vecino, se ha sumado un segundo acuerdo de colaboración para establecer una asociación estratégica en materia de energía, cuyos objetivos estarán centrados en la integración de las redes y los mercados energéticos, el desarrollo de las energías renovables y la eficiencia energética. La consecución de estos objetivos contribuirá a la transformación del escenario eléctrico, necesario para la transición energética, según ha informado REE.

Según los estudios técnicos realizados por Red Eléctrica de España, este enlace sería análogo a los actualmente en servicio, de 400 kilovoltios en corriente alterna con una capacidad técnica de 700 MW cada uno; y la capacidad comercial, que hay que medir en su conjunto, ascendería a 1.500 MW, ya que es necesario restar del orden de 600 MW de margen de apoyo. Por lo que se refiere a la inversión, ésta ascendería a unos 150 millones de euros, de los cuales 75 millones corresponden a España.

Esta interconexión podría producir ingresos adicionales para el sistema eléctrico español de alrededor de 140 millones de euros, derivados de los peajes y de las rentas de congestión, ya que podría implantarse un sistema de subastas para la gestión de la capacidad de intercambio, como existe con Francia y Portugal.

La construcción de este tercer enlace entre España y Marruecos es el refuerzo natural que la transición energética está exigiendo para conectar Europa con África, ya que permitirá la integración en el sistema europeo de la energía renovable, principalmente fotovoltaica, derivada del ambicioso plan de desarrollo de energía solar que tiene Marruecos, lo que producirá la consiguiente reducción del precio marginal de la electricidad en el mercado español.