Las grandes empresas consumaron su recuperación en 2016
Las grandes empresas consumaron su recuperación en 2016 - EFE

Las empresas del Ibex aumentan sus beneficios más de un 48% en 2016

Las firmas del principal selectivo español logran unas ganancias conjuntas de más de 32.900 millones, frente a los 22.128 del año anterior

Actualizado:

Año de recuperación para las principales empresas del Ibex 35, después de un 2015 marcado por una pronunciada caída -del 25%- originada por los fuertes retrocesos experimentados en el sector energético, en plena espiral bajista de los precios del petróleo, y unas empresas industriales, especialmente las siderúrgicas, sometidas a la crisis del acero en un mercado inundado por la producción china. Durante el año pasado, las firmas que integran el principal selectivo español ganaron, en conjunto 32.970 millones, un 48,9% más que durante el ejercicio anterior (22.252 millones). De este modo, las principales firmas españolas regresan a los niveles de 2014, cuando las sociedades lograron su mayor repunte en la última década al cosechar una subida del 41,4% hasta los 32.000 millones.

Precisamente, han sido las empresas más debilitadas el año pasado las que en 2016 han permitido, al recuperar su pulso, impulsar las ganancias. Es el caso, sobre todo, de Arcelormittal (el gigante siderúrgico europeo-indio, que tuvo en la española Aceralia, dueña de los míticos altos hornos del norte de la Península, una de sus sociedades fundacionales), que pasó de registrar unas pérdidas superiores a los 7.000 millones de euros a ganar 1.669 millones. El propio presidente ejecutivo de la multinacional, Lakshmi N. Mittal, reconoció que, al margen de las decisiones estratégicas adoptadas para reducir el endeudamiento y canalizar las inversiones, el avance se debe en buena medida a «las medidas» aprobadas «por parte de diversos gobiernos para hacer frente a las prácticas comerciales desleales».

De hecho, la Comisión Europea determinó ayer imponer definitivamente aranceles «antidumping» a la importación de determinados productos de acero originarios de China, después de haber detectado que algunas empresas del país asiático comercializan sus productos con valores inferiores entre un 120% y el 127% a los precios reales de mercado. Esta situación también ha impulsado la cuenta de resultados de Acerinox, que ha cerrado el año con un balance positivo de 80 millones, casi un 87% más que durante el periodo anterior.

Pero, sin duda, ha sido el energético el sector que, de forma homogénea, ha reflejado este nítido punto de inflexión: todas las firmas del ramo, petroleras, gasistas y eléctricas, han registrado un incremento próximo al 72%, al declarar un beneficio neto total de 8.253 millones, frente a los 4.801 millones del ejercicio precedente.

Recuperación del crudo

En buena medida este ascenso tiene que ver con el regreso de Repsol a la senda de los beneficios: la compañía presidida por Antonio Brufau batió las previsiones de los analistas al cosechar un beneficio de 1.736 millones de euros, sus mejores cifras en los últimos cuatro años, frente a las pérdidas de 1.398 millones de euros de un año antes, un periodo marcado por las provisiones que tuvo que acometer para afrontar una hipotética caída continuada de los precios del crudo y del gas.

La recuperación del precio del petróleo, que se ha encarecido en más de un 50% en el último año, y los programas puestos en marcha el año pasado permitieron fortalecer el Ebitda (resultado bruto de explotación), que se elevó un 18% hasta los 5.226 millones.

Endesa, por su parte, logró sortear el entorno de bajos precios en el mercado mayorista de la electricidad durante 2016 e incrementó su beneficio en cerca de un 30%, hasta los 1.411 millones. Iberdrola, mientras tanto, también vive un buen momento, apoyada en el negocio internacional y la contención de costes. Así, logró unos números negros de 2.705 millones, un 11,7% más, en un ejercicio que recoge el crecimiento exponencial de su filial en EE.UU., Avangrid, nacida de la fusión de Iberdrola USA y UIL Holdings.

La única nota discordante en el sector energético es la que ofrece Gas Natural, cuyo resultado cayó hasta los 1.347 millones, debido, según la compañía, a un entorno aún muy volátil para el sector y a la depreciación de las divisas de los países iberoamericanos en que está presente.

Conviene matizar que el cálculo total excluye a Inditex, que posee un ejercicio fiscal diferente -publicará sus resultados definitivos de 2016 el próximo 15 de marzo-, y Abertis, que al cierre de la edición de este periódico no había dado a conocer el balance del ejercicio. Se tiene en cuenta, en ambos casos, el beneficio acumulado durante los nueve primeros meses del año, que en el caso de la primera asciende a 2.205 millones y en la segunda a 718 millones. Este último dato resulta inferior en un 60% al del año precedente, básicamente por la ausencia de extraordinarios por la constitución y salida a Bolsa de su filial de telecomunicaciones terrestres, Cellnex. Se espera, por tanto, que el dato global de 2016 refleje la huella de esos menores atípicos.

También resulta reseñable que en la segunda mitad del año el Comité Asesor Técnico del Ibex 35 decidió sacar del selectivo a algunas de las empresas que habían presentado más debilidad en su cuenta de resultados durante 2015 (OHL, Sacyr y FCC) e incorporó en agosto a la firma hotelera Meliá, que ha casi triplicado sus resultados, hasta los 100,7 millones.

La banca, aún lastrada

En el principal pulmón económico del Ibex, el sector bancario, se siguen observando importantes lastres: Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell, Popular y Bankinter obtuvieron durante el pasado ejercicio 9.245 millones de euros, un 20,6% menos. La crisis que vive el Popular, que perdió más de 3.485 durante el ejercicio frente a los 105,43 millones de ganancias de 2015, ha arrastrado un sector que, descontando el efecto de esta entidad, habría logrado un alza del 10%, hasta los 12.730 millones. Se percibe, por tanto, un cambio de tendencia, si bien el escenario de bajos tipos de interés continúa lesionando los ingresos de las entidades, amén del efecto de las provisiones -de 2.041 millones, en total- para costear las reclamaciones por las cláusulas suelo, después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminara el pasado mes de diciembre la devolución total de todo lo cobrado de más mediante este procedimiento.

El aumento de la facturación de comisiones -que repuntaron el año pasado un 1,4%-, el retroceso de las dotaciones destinadas a los saneamientos ordinarios, la caída de la morosidad, que pasa del 7,61% al 7,18%, así como la contención de los costes y una menor incertidumbre regulatoria han permitido unos datos globales no desdeñables: el Santander, primera firma nacional por beneficios, mejoró sus ganancias en cerca de un 4% (6.204 millones), mientras que los de BBVA (3.475 millones), Caixabank (1.047 millones) y Bankinter (490,10 millones) crecieron en el entorno del 30%.

Un sector que también ha sorprendido por su ascenso ha sido el ligado al transporte y al turismo, después de una campaña de nuevo récord en España. Este hecho se ha dejado notar en las cuentas de AENA, que ha disparado su beneficio durante 2016 hasta los 1.164 millones de euros, un 39,7% más. Aparte de por la reversión de provisiones, después de que la justicia española diera la razón a la sociedad pública en un pleito por las expropiaciones de terrenos en las proximidades de Barajas, la obtención del máximo histórico de viajeros en la red nacional de AENA y el aeropuerto de Luton (Reino Unido) hasta los 244,8 millones de pasajeros, un 11,4% más respecto a 2015, robusteció el resultado de explotación, que se incrementó 9,3%, hasta alcanzar 2.293,6 millones. IAG (el holding integrado por British Airways e Iberia y Vueling), por su parte, ganó el pasado año 1.952 millones de euros, un incremento del 28,8% respecto a 2015 pese a una ligera caída de los ingresos y los efectos nocivos del Brexit. La firma se cuela así entre las cinco -sin incluir a Inditex- principales sociedades del Ibex por beneficio.