Jesús Nuño de la Rosa, presidente de El Corte Inglés - ABC

El Corte Inglés presenta un nuevo plan estratégico tras la salida de Gimeno

Entran en el consejo de administración Fernando Becker, como independiente, y Carlota Areces

MadridActualizado:

El Corte Inglés inicia una nueva etapa marcada por la unidad, la profesionalización y el buen gobierno, según se puso de manifiesto en la junta general de accionistas celebrada ayer en la fundación Ramón Areces, en Madrid. «Nuestra prioridad es consolidar la unidad como norma fundamental y base de nuestra fortaleza. Unidad en el consejo de administración, en la dirección de la empresa y de nuestros empleados y colaboradores», señaló Jesús Nuño de la Rosa en su primera intervención como presidente de El Corte Inglés en la junta.

En el transcurso de la misma, Nuño de la Rosa insistió en que «queremos que esa unión, que forma parte de nuestra cultura empresarial, sea percibida por nuestros clientes, nuestros proveedores, por las instituciones y, por supuesto, por los accionistas».

Este mensaje llegaba pocas horas después de que el expresidente del grupo, Dimas Gimeno, presentara en la tarde del sábado su dimisión como consejero del mismo tras llegar a un acuerdo con la dirección de la compañía, que incluye una indemnización de 8,7 millones de euros y la retirada de la demanda que interpuso contra su destitución en junio pasado. Gimeno, que no asistió a la junta, mantiene sin embargo la querella contra el exresponsable de Seguridad del grupo, Juan Carlos Fernández, por presuntos delitos societarios y de corrupción entre particulares.

Tampoco se ha resuelto la intención de Gimeno de desbloquear la sociedad patrimonial IASA, que posee un 22,18% del capital de El Corte Inglés y que comparten las hijas de Isidoro Álvarez (69%) con Dimas Gimeno (31%).

Las negociaciones las han llevado el despacho de Sagardoy, por parte de El Corte Inglés, y el de Ernesto García Trevijano por Dimas Gimeno.

Durante el desarrollo de la junta se aprobaron con más del 99% de los votos todos los acuerdos del orden del día, según la compañía. Además de las cuentas anuales, el informe de gestión y la propuesta de aplicación de resultados, así como el informe no financiero, correspondientes al ejercicio 2017-2018, se aprobaron las renovaciones de tres consejeros (Florencio Lasaga, Carlos Martínez y Paloma García) y el nombramiento de dos nuevos (Carlota Areces y Fernando Becker).

Ampliación del consejo

En la nueva etapa, El Corte Inglés apuesta también por la profesionalización del consejo de administración y el avance hacia las mejores prácticas del gobierno corporativo. En esta línea, el presidente Nuño de la Rosa propuso a la junta una reordenación del consejo de administración, con un doble objetivo: tener representados a todos los accionistas relevantes e incorporar consejeros independientes que refuercen la profesionalidad del consejo.

En este sentido, propuso la vuelta al órgano de administración tres años después de Corporación Ceslar, que estará representada por Carlota Areces, «lo que refuerza la unidad accionarial de la compañía».

También se aprobó la incorporación de Fernando Becker, catedrático de Economía y gestor de amplia experiencia, como consejero independiente. «Su entrada al órgano de gobierno, supondrá una mayor profesionalización del consejo y un nuevo avance en gobierno corporativo», destacó el grupo en una nota. Como consecuencia de estas incorporaciones, el consejo de administración de El Corte Inglés se amplía de 10 a 11 miembros.

En su discurso ante los accionistas, Jesús Nuño de la Rosa señaló que «en esta etapa que ahora iniciamos queremos dar un nuevo impulso en transparencia y buen gobierno corporativo». Y recordó que en el último año la comisión de auditoría ha promovido la puesta en marcha del código ético, el canal ético y el estatuto de la función de cumplimiento normativo, lo que supone «un mayor nivel de autoexigencia y de transparencia». Asimismo, aludió a la decisión adoptada en el primer consejo de administración que presidió sobre la creación de dos nuevas comisiones: la de nombramientos y retribuciones, y la de responsabilidad social corporativa.

El presidente explicó en la junta la puesta en marcha de un plan estratégico para el negocio de «retail» o minorista que tiene como objetivos «aprovechar las fortalezas que nos diferencian de nuestros competidores y detectar oportunidades de mejora en un entorno cada vez más complejo». Y señaló los tres ejes sobre los que pivota el plan: «Primero, somos el gran escaparate de las marcas, incluidas las propias; segundo, la omnicanalidad como objetivo fundamental; nuestras tiendas, físicas u online, deben ser las mejores; y tercero, la internacionalización como palanca que complemente nuestra actividad actual».

Un único negocio integrado

Según Nuño de la Rosa, la compañía es «un foco de atracción de firmas nacionales e internacionales que valoran nuestra capacidad para construir marca». También señaló que «hoy carece ya de sentido hablar de ventas online y off-line. Los consumidores requieren experiencias integradas entre el canal físico y el digital, sin fricciones, con idéntico acceso a catálogo y oferta comercial. Se trata de una transformación cultural porque ya no existe un negocio físico y otro online, sino un único negocio integrado».

En cuanto a la internacionalización, dijo que «la globalización tiene que ser una de nuestras grandes aspiraciones porque tenemos marca, producto, servicio y, sobre todo, vocación de estudiar oportunidades fuera de España».

Asimismo, Nuño de la Rosa puso en valor la oportunidad que ofrece la base de datos de clientes y el potencial que tiene del turismo de compras.

Durante su discurso ante los accionistas, aludió a los compromisos que la empresa tiene con el cliente y con la sociedad. «Surtido, especialización, servicio, calidad y garantía. En definitiva, diferenciación e innovación en todas nuestras áreas de actuación».

En su alocución señaló también que «no podemos mirar al futuro sin ser consecuentes con esos principios y valores que nos han hecho crecer como empresa». Y citó expresamente: integridad y responsabilidad; garantía y servicio al cliente; creación de valor; relación y vinculación con la sociedad; respeto al medio ambiente y compromiso sostenible; y respeto a los derechos de las personas. «Todos ellos constituyen los pilares de nuestra cultura corporativa», añadió.

El presidente tuvo palabras de elogio hacia los más de 92.000 empleados del grupo. «Ellos han sido y deben seguir siendo el rostro humano de nuestra organización», comentó. Por su parte, se comprometió «a dar oportunidades al talento, a hacer valer el principio del mérito, a seguir invirtiendo en formación, a trabajar por la igualdad de oportunidades y a reforzar el orgullo de pertenecer a la plantilla de El Corte Inglés».