Pilar Lucio, a la izquierda, portavoz socialista de Energía en el Congreso
Pilar Lucio, a la izquierda, portavoz socialista de Energía en el Congreso - EFE

El Consejo de Seguridad Nuclear quedará en manos del PSOE, Podemos y PDeCat

El PP había solicitado un informe jurídico porque el relevo se producirá en pleno proceso electoral

MadridActualizado:

La Mesa del Congreso ha dado vía libre hoy a la renovación de cuatro de los cinco miembros del pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) propuesta por el PSOE con el apoyo de Unidos Podemos y PDECat.

Esta propuesta, aprobada en Consejo de Ministros, estaba a la espera de un informe de los letrados del Congreso que pidió el PP y que ha recibido la Mesa hoy. Los cuatro candidatos -Elvira Romera y Pilar Lucio, por parte del PSOE; José María Serena, de PDECat; y el ecologista y antinuclear Francisco Castejón, por Unidos Podemos-, comparecerán hoy ante la comisión de Transición Ecológica del Congreso para ser examinados por la misma.

Los vocales salientes son el presidente Fernando Martí, la vicepresidenta Rosario Velasco, Fernando Castelló y Jorge Fabra. Solo continúa -hasta 2021- Javier Dies (PP).

Este relevo es especialmente importante porque se produce en pleno proceso electoral y porque el nuevo pleno del CSN deberá decidir en los próximos meses el futuro de los siete reactores nucleares que hay en el país, cuyo cierre han solicitado los partidos de izquierda.

En este sentido, el presidente saliente de la institución, Fernando Martí, había enviado una carta a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, proponiéndole retrasar la decisión sobre este proceso hasta el viernes, día en el que le pedía una reunión, informa Ep.

Según explica en la misiva, este encuentro tenía como objetivo alertar a Pastor contra la candidatura de Unidos Podemos. El presidente del regulador alerta que de que Castejón es portavoz de política antinuclear de Ecologistas en Acción, una organización que ha recurrido judicialmente algunas de las decisiones del CSN.

Haciendo oídos sordos a estas reticencias, el PSOE ya había forzado la convocatoria de una reunión de la Comisión de Transición Ecológica para este miércoles, con idea de asegurar que los nombramientos se votan antes de la disolución del Parlamento. Está previsto, así, que los candidatos pasen por este órgano para ser aceptados, o no, por los miembros de la comisión.

El PP y Ciudadanos, según han explicado en sendas ruedas de prensa, no se plantean apoyar esta candidatura, que se vota de forma conjunta y no a cada candidato de forma individual.

Ambos partidos han criticado la «politización» que el equipo de Pedro Sánchez está haciendo de las instituciones y creen que con este proceso el PSOE sólo busca «nombrar a los suyos» antes de que acabe la legislatura.

Sin el favor de estos dos partidos, los candidatos no contarían con el apoyo de tres quintos que, según la ley del CSN, necesitan en el Congreso. Aún así, la norma del regulador determina que esta comisión deberá manifestar su aceptación o veto razonado de la propuesta en el plazo de un mes natural a contar desde que la Cámara recibe la propuesta del Gobierno. Y que, transcurrido dicho plazo sin manifestación expresa del Congreso, se entenderán aceptados los correspondientes nombramientos.