Gasolinera de Ballenoil, el principal grupo de estaciones de servicio automáticas
Gasolinera de Ballenoil, el principal grupo de estaciones de servicio automáticas - ABC

Competencia pide eliminar las barreras a las gasolineras automáticas

El impacto competitivo generó ahorros para los consumidores en Madrid fue de hasta 24 millones de euros entre 2012 y 2016

MadridActualizado:

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha pedido revisar la regulación estatal y autonómica para eliminar los requisitos o limitaciones sobre gasolineras automáticas o desatendidas (sin empleados) que «no sean verdaderamente necesarios», así como para lograr «una mayor homogeneidad normativa», ya que considera que la mayor presencia de las conocidas como gasolineras desatendidas o «fantasmas» provoca una reducción de precios.

El mensaje va dirigido a los gobiernos regionales de Cantabria, Asturias, Navarra, País Vasco, Galicia y Baleares, las comunidades donde menos gasolineras automáticas hay.

En un informe sobre el efecto competitivo de la entrada de gasolineras automáticas en el mercado de distribución minorista de carburantes, de las que hay 876 en toda España, el regulador señala que este tipo de estaciones de servicio tienen potencial para introducir más competitividad en el mercado, «beneficiando a consumidores y usuarios».

Así, constata que este tipo de gasolineras, caracterizadas por no contar con personal para realizar el repostaje y el pago, por lo que soportan menos costes, y que, además, requieren menos espacio físico que las tradicionales, lo que contribuye a que sean más baratas, tienden a ser más baratas que las gasolineras tradicionales.

En el caso concreto de la Comunidad de Madrid, la CNMC destaca que la diferencia media de precios entre las gasolineras automáticas de operadores independientes y las gasolineras atendidas de los operadores verticalmente integrados alcanzó un máximo del 16,9% para el gasóleo A y del 12,3% para la gasolina 95 durante el periodo investigado (2012-2016).

Asimismo, valora que estas gasolineras incrementan la presión competitiva sobre las demás, beneficiando también a los consumidores que siguen acudiendo a las gasolineras tradicionales.

Ahorros para los consumidores

Durante el periodo investigado, la entrada de gasolineras automáticas en la Comunidad de Madrid provocó que los precios de las estaciones cercanas se redujeran en alrededor de un 0,5% en gasóleo A y de un 0,21% en gasolina 95. Esto supuso un ahorro de entre 15 y 24 millones de euros para los consumidoresde las gasolineras tradicionales.

Sin embargo, el organismo advierte que la regulación nacional y de algunas comunidades autónomas es «altamente restrictiva» con este tipo de gasolineras, lo que hace de España uno de los países de la Unión Europea con menor penetración de este tipo de estaciones de servicio.

De esta manera, la CNMC afirma que, aunque respecto a 2016 han desaparecido algunas de las prohibiciones más directas a la implantación de estaciones de servicio automáticas, han surgido nuevas restricciones que siguen dificultando su apertura.

Además, el organismo presidido por José María Marín Quemada recomienda una mayor transparencia sobre este tipo de instalaciones.