El envejecimiento de la población obliga a revisar la reforma de pensiones

El envejecimiento de la población obliga a revisar la reforma de pensiones

Prejubilaciones y jubilaciones anticipadas serán severamente castigadas. Habrá incentivos para seguir trabajando más allá de la edad legal de jubilación

madrid Actualizado:

No ha cumplido ni un año y ya se ha quedado corta. La presión europea por los estragos de la crisis ha forzado al Gobierno a abrir de nuevo el melón de una reforma cuyo impacto presupuestario se espera en diez años, demasiado tiempo. «Tengo la intención de llevar al Pacto de Toledo un proyecto de ley para acelerar la aplicación del factor de sostenibilidad y abordar el tratamiento de la jubilación anticipada; tal y como establece en su recomendación la Unión Europea», aseguraba Mariano Rajoy esta semana como aperitivo de los recortes que están por llegar. Pero... ¿qué significa adelantar la aplicación del factor de sostenibilidad? ¿Qué medidas quiere poner en marcha ahora el Ejecutivo? ¿A quiénes afectarán? Estas son algunas respuestas:

Adelantar la revisión del factor de sostenibilidad antes de 2027 supone...

La reforma aprobada por el Gobierno de Zapatero en 2010 preveía que a partir de 2027 el modelo se revisaría cada cinco años para asegurar su viabilidad. Adelantar la revisión significa adecuar la jubilación a la evolución creciente de la esperanza de vida. En suma, garantizar que la ratio de dependencia del sistema (número de trabajadores sobre el de pensionistas) se mantenga en positivo para asegurar la supervivencia del sistema. El escenario que ahora se abre es diverso.

¿La edad de jubilación aumentará más allá de los 67 años?

El Ejecutivo convenció a Bruselas de no ir más allá de 67 años en la edad de jubilación, pero las autoridades europeas han reclamado a España nuevas medidas, dada la previsión de mayores gastos por el envejecimiento de la población. La reforma de las pensiones fija un aumento progresivo de la edad de jubilación, desde 65 hasta 67 años en un periodo transitorio de 15 años, a contar desde el 1 de enero de 2013. Es decir, a razón de un mes por año hasta 2018 y de dos meses por año desde 2019 a 2027. La revisión del factor de sostenibilidad podría alterar esta progresión y acelerar los plazos para jubilarse antes de 2027 con 67 años.

¿Aumentarán los años que se tienen en cuenta para calcular la pensión?

La reforma de pensiones amplía de 15 a 25 los años para calcular la pensión en un periodo progresivo hasta el año 2022. Aplicar el factor de sostenibilidad puede implicar también acelerar estos plazos y con ellos los recortes.

¿Las prejubilaciones y jubilación anticipadas serán de nuevo castigadas?

Desde Bruselas se «aconseja» a España que «mejore las condiciones de trabajo de los mayores y fomente su reincorporación al mercado de trabajo». Teniendo en cuenta esta «recomendación» y el hecho de que en 2011 el 40,5% de las jubilaciones fueron anticipadas en España, el Ejecutivo quiere dar una nueva vuelta de tuerca a las fórmulas de anticipar el retiro. La reforma de pensiones ya las penalizó. Retrasó de 61 a 63 años la edad de jubilación anticipada y dejó los 61 años solo para los trabajadores despedidos. Y la reforma laboral penaliza a las empresas con beneficios que prescindan de sus trabajadores mayores 50 año con obligadas aportaciones al Tesoro.

¿Y si un trabajador decide seguir trabajando más allá de la edad legal de jubilación?

Habrá recompensa para el que voluntariamente decida mantenerse en su puesto de trabajo más allá de la edad legal de jubilación. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha anunciado esta semana que estudian mecanismos que permitan la «coexistencia» de salario y pensión para aquellas personas que decidan mantenerse activas el mayor tiempo posible. En ese nuevo modelo, el contrato indefinido a tiempo parcial está llamado a ser el protagonista.