Suele haber dos tipos de cuota establecidas, una de servicio y otra de consumo
Suele haber dos tipos de cuota establecidas, una de servicio y otra de consumo - ADOBESTOCK

Claves para entender los principales conceptos del recibo del agua

Las facturas para este servicio dependen de cada municipio con diferencias palpables en su desglose e incluso en las tarifas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La factura del agua urbana contiene varios conceptos que difieren de una comunidad e incluso de un municipio a otro. Esta disparidad en los recibos se observa también en las tarifas con hasta 238,20 euros al año de diferencia para una vivienda media, según un análisis de Facua realizado en 2017. Así los recibos pueden oscilar desde los los 8,58 euros al mes que se pagan en Oviedo y los 28,43 euros que se abonan en Murcia para una vivienda con un consumo de 10 metros cúbicos mensuales y un calibre de contador de 13 ó 15 mm. En cambio, si el consumo alcanza los 20 m3 mensuales, las variaciones alcanzan los 617 euros al año.

En esta línea, el importe total facturado al conjunto de los consumidores por el agua urbana en España ascendió a 7.566 millones de euros en 2018, según datos del último estudio elaborado por la Asociación Española de Abastecimientos de gua y Saneamientos (AEAS). De este total, un 50,4% corresponden a abastecimiento de agua, un 41,2% a saneamiento (28,2% depuración y 13% alcantarillado) y el 8,4% restante a otros conceptos, como por ejemplo contadores. Según datos de esta misma asociación, el precio medio del agua para uso doméstico se situó en 1,84 euros por metro cúbico (sin IVA), lo que supone un incremento del 1,66% con respecto al año anterior. De esta cantidad, 1,04 euros (57%) corresponden al servicio de abastecimiento y 0,80 euros 43%) al servicio de saneamiento.

El precio medio del agua para uso doméstico se situó en 1,84 euros por metro cúbico (sin IVA) en 2018

Por su parte, desde la organización de consumidores OCU recuerdan que la mayoría de las ciudades realiza el suministro a través de unas tarifas por bloques. En el primero se incluye el agua consumida en casa periodo con un precio reducido, pero que se va encareciendo para los siguientes bloques de consumo. Por ello, la organización de consumidores considera que con este sistema se «penaliza a los hogares en los que residen muchas personas».

Dos tipos de cuotas

Así, en un recibo básico se incluyen el pago por los servicios de abastecimiento y saneamiento del agua. En general, suele haber dos tipos de cuota establecidas, una de servicio y otra de consumo. La primera hace referencia a una cuota de servicio, que consiste en una cantidad fija que se paga todos los meses independientemente del agua que se haya gastado. Por su parte, la cuota de consumo se utiliza para calcular el coste variable en base al agua que se haya utilizado en un hogar. A estos dos tipos se puede sumar una cuota suplementaria para financiar obras de infraestructura y actuaciones medioambientales relacionadas con la calidad del agua.

En esta línea, analizamos el recibo del agua tomando como base el de la Comunidad de Madrid:

Datos del suministro. Aquí se incluyen los datos de la empresa que presta el servicio y también los del hogar de suministro como la dirección, el nombre del titular del contrato o los datos del contador.

Lecturas y consumo. Hacen referencia al periodo facturado con la lectura anterior y la actual, así como la fórmula de cálculo de la cantidad consumida y el consumo en metros cúbicos.

Histórico o mensajes. Las facturas emitidas en la Comunidad de Madrid reservan un apartado para desglosar por ejemplo, un histórico del consumo o mensajes personalizados o corporativos. En este recuadro también se puede encontrar información sobre el consumo medio o la fecha de la próxima lectura.

Factura. Aquí se desgranan al detalle los importes y los cálculos a partir de los cuales se obtiene el precio total que paga el consumidor. Están incluidas la aducción, distribución, tasas de alcantarillado y depuración, que se calculan con sus correspondientes cuotas de servicio y consumo. A todos estos conceptos se les suma el recargo del 10% del IVA. Además, todos estos conceptos se desglosan al detalle al final de la factura.

Bonificaciones. En muchas ciudades se protege dentro del bono social del agua a las familias numerosas, aunque en algunos municipios es necesario además el justificar unos bajos ingresos. Asimismo, hay contemplados descuentos para hogares con la Renta de Inserción Social, pensionistas o viudas.

Formas de pago. En el último apartado se hace referencia a las formas posibles de pago en el que caso de que la factura no haya sido domiciliada. También se añade informaciçon relativa a cómo reclamar y dónde interponer las quejas.