Miguel Blesa, el expresidente de Caja Madrid, ha sido encontrado muerto - Reuters

Las causas pendientes que deja Blesa

El expresidente de Caja Madrid había sido condenado a seis años de prisión por uso fraudulento de las tarjetas «black»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Miguel Blesa, el expresidente de Caja Madrid encontrado muerto este miércoles con un disparo en el pecho, tuvo una ajetreada vida judicial tras su salida de la entidad en 2010. Además de la pena de cárcel de seis años de cárcel que le decretaron por el caso de las tarjetas «black», hace alrededor de medio año, el exfinanciero acumulaba protagonismo en otros procedimientos en curso. El exbanquero tenía 69 años.

Miguel Blesa, presidente de Caja Madrid entre 1996 y 2010, recibió la condena más alta de los 65 encausados por el uso de estos plásticos. La Sección Cuarta de la Sala de Lo Penal determinó que actuó al margen de la legalidad al atribuirse a sí mismo y los otros beneficiarios una tarjeta corporativa al margen del salario acordado y cuyo uso no precisaba de justificación de gastos.

Su defensa, que durante los cuatro meses que duró la vista oral insistió en que los acusados estaban siendo condenados antes incluso de existir sentencia, recurrió la resolución no firme ante el Tribunal Supremo, que estaba pendiente de pronunciarse sobre la misma.

Otra de las causas judiciales abiertas en la Audiencia Nacional era por presuntos delitos de malversación de caudales públicos durante su gestión en la entidad madrileña, posteriormente integrada en Bankia.  Así, el banquero tenía pendiente otra causa instruida en los juzgados en Plaza Castilla también relacionada con su gestión al frente de la caja madrileña. La titular del Juzgado de Instrucción número 45 de Madrid, Luisa María Prieto, dictó también en febrero auto de apertura de juicio oral por el que le sentaba en el banquillo a él y al exdirector financiero de la entidad Ildefonso Sánchez Barcoj por un delito de administración desleal derivado de los sobresueldos irregulares que, según el FROB, causaron un perjuicio económico de 14,8 millones de euros.

El expresidente de Caja Madrid estaba a la espera de conocer la fecha de celebración de este nuevo juicio en el que se enfrentaba a una petición de cárcel de cuatro años por parte de la Fiscalía Anticorrupción.

De forma paralela a la instrucción del caso Bankia, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu reactivaba la pieza separada que investiga a la excúpula de Caja Madrid por las preferentes. Las pesquisas, iniciadas en 2013, se dirigen contra la antigua cúpula de Caja Madrid, para esclarecer "si para paliar, retrasar u ocultar de alguna manera" el deterioro patrimonial de Bankia, las cajas "utilizaron la emisión de deuda subordinada y/o participaciones preferentes como una manera de captar activos y disfrazar la situación de insolvencia".

Anteriormente, en julio del año pasado, la Audiencia Nacional rechazó investigar la concesión sistemática de hipotecas sobrevaloradas por parte de Caja Madrid entre 2003 y 2009, coincidiendo con la burbuja inmobiliaria, al admitir un recurso presentado por el exdirector general de entidad, Ildefonso Sánchez Barcoj.

Primer banquero en entrar en prisión

Afiliado del PP, Blesa se convirtió en el primer banquero de la reciente crisis financiera que pisó la cárcel. Por supuestas irregularidades en la compra del City National Bank of Florida, en mayo de 2013 el juez Elpidio José Silva ordenó su ingreso en prisión, de donde salió un día después tras pagar un fianza de 2,5 millones de euros.

El 5 de junio volvió a entrar en la cárcel por orden del mismo juez en base a nuevas pruebas, decisión que fue avalada por la Audiencia Provincial de Madrid el 14 de junio, aunque cinco días más tarde este tribunal anuló la investigación del juez Silva por convertir la concesión del crédito de 26,6 millones a Marsans en una «causa general» contra Blesa.

El auto dejó sin efecto todas las actuaciones derivadas de la investigación llevada a cabo por Silva, incluyendo la causa de la compra del City National Bank de Florida y Blesa decidió seguir adelante con sus planes de vida y contrajo matrimonio, en segundas nupcias, con Gema Gámez.

En estos últimos años, Blesa había tenido otras acusaciones, sobreseídas, en las que se cuestionaba su gestión, como la concesión de un crédito de 26 millones al Grupo Marsans, que estaba presidido por Gerardo Díaz Ferrán (también consejero de Caja Madrid).

Fuera del circuito judicial, Blesa se negó a declarar en febrero de este año ante la comisión de investigación de corrupción del Parlamento regional de Madrid para informar de la compra de los derechos del fútbol por Telemadrid para las temporadas 2009-2013.

La comisión analizaba la compra de derechos de transmisión de los partidos del Atlético de Madrid y el Getafe por parte de Telemadrid referente a las temporadas 2009-2013, que ascendió a 300 millones de euros; para ello, se creó en 2007 la sociedad MDA (Madrid Deporte Audiovisual), participada por Telemadrid con un 49 % junto con Caja Madrid (47,5%), el Atlético de Madrid (2,5%) y el Getafe (1%).