El BCE castiga a ahorradores y bancos

El economista Carmelo Tajadura advierte que continuidad de la relajación monetaria del BCE «puede estar provocando mayores daños que beneficios al inducir una mala asignación de recursos y suponer riesgo de generar burbujas»

Actualizado:

Los españoles tienen más de un billón de euros en depósitos bancarios con una remuneración en torno a cero. De ese importe, unas tres cuartas partes corresponden a las familias. Los bancos no cobran intereses negativos a los particulares por estos depósitos (aunque sí a algunas empresas) pero teniendo en cuenta la inflación, las comisiones e incluso los impuestos (por ejemplo, si se tributa por el patrimonio), está claro que su rendimiento real es negativo. Lo mismo que ocurre en el ahorro destinado a deuda pública (salvo a plazos muy largos) o a fondos mutuos conservadores.

Los propios bancos, sobre todo los menos diversificados geográficamente, también sufren sobremanera con los tipos reducidos y con la curva plana que presentan. Así,