José María Marín Quemada, presidente de la CNMC
José María Marín Quemada, presidente de la CNMC - SERRANO ARCE

Cárteles y abusos al consumidor, en el punto de mira de Competencia

Fabricantes de turrón y Galp, entre los sancionados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en 2016

MadridActualizado:

En 2015, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) desmanteló 14 cárteles e impuso multas por valor de 549 millones de euros. Una cifra récord. El organismo presidido por Marín Quemada publicó estas cifras en su Balance de defensa de la competencia de 2015 y planificación de 2016, un documento en el que también reiteró que instensificará su lucha contra los cárteles españoles. En lo que va de año, la institución ya ha dado muestras de ello.

Los fabricantes de turrón han sido uno de los primeros sectores amonestados por Competencia este año. El mes pasado, la CNMC multó con 6,12 millones de euros a seis fabricantes de turrón con una cuota de mercado del 58% en España, por repartirse el mercado de suministro de turrones, principalmente el de marca blanca o de distribuidor. Marcas como Delaviuda Alimentación, Almendra y Miel, Enrique Garrigós Monerris, Sanchís Mira (la firma de Antiu Xixona), Turrones José Garrigós o Turrones Picó fueron sancionadas por el regulador.

En un comunicado, la CNMC aseguró que estas empresas se intercambiaron entre 2011 y 2013 «información estratégica sobre precios, clientes y otros datos comercialmente sensibles relativos al mercado de suministro de turrones». También en abril, la institución incoó un expediente sancionador a once empresas informáticas por posibles prácticas restrictivas de la competencia. En concreto, Cibernos, Software AG España, Indra, Gesein, IBM, Atos Spain, Connectis, Informática El Corte Inglés (Iecisa), Next; Axpe y Everis fueron las afectadas, por supuestas prácticas restricticas de la competencia.

Multas históricas en 2015

Estos dos procedimientos, sin embargo, se mantienen lejos de las multas que impuso el organismo el año pasado. El sector del automóvil sufrió en el mes de julio la mayor sanción de la historia al reclamar Competencia 171 millones de euros a 21 fabricantes y distribuidores de vehículos de motor y a dos empresas consultoras del sector por constituir un cártel. La CNMC identificó una práctica de intercambio sistemático de información confidencial en el ámbito comecial, tanto actual como futura.

Los sancionados fueron Citroën España (14,76 millones de euros), BMW (8 millones de euros), Fiat (6,96 millones), General Motors España (22,82 millones), Ford (20,23 millones), Renault (18,203 millones); Peugeot (15,72 millones), Toyota (8,657 millones de euros), Hyundai (4,415 millones), Fiat (6,968 millones de euros), Nissan (3,157 millones), Mercedes Benz (2,37 millones), Kia Motor (2,07 millones de euros), B&M (776.012 euros), Chevrolet (138.580 euros), Chrysler España (265,5 euros), Hond (609.325 euros), Mazda Automóviles España (656.390 euros), Volvo (1,706 millones de euros) y las consultoras Snap-on Business Solutions, S.L. (52.785 euros) y Urban Science España (70.039 euros).

Unos meses antes, la CNMC impuso multas por un importe total de 88,2 millones de euros a nueve empresas y dos asociaciones del sector lácteo por causas similares; intercambio de información sobre precios, volúmenes de compra y excedentes de leche. Entre las sancionadas se encuentran la Asociación de Empresas Lácteas de Galicia (AELGA), Calidad Pascual (antes Grupo Leche Pascual S.A.), Central Lechera Asturiana (CLAS), Central Lechera de Galicia (CELEGA), Corporación Alimentaria Peñasanta (CAPSA), Copirineo Danone, Gremio de Industrias Lácteas de Cataluña (GIL), Grupo Lactalis Iberia, Nestlé España, Puleva Food y Senoble Ibérica.

Sanción a Galp

Entre los objetivos de la institución también se encuentra la defensa del consumidor. Este mismo lunes la CNMC ha sancionado a Galp con una multa de 400.000 euros por vulnerar el derecho de los consumidores a elegir su suministrador. Tanto de energía eléctrica como de gas. Competencia también cree que la empresa ha vulnerado otras medidas de protección a los usuarios.

El organismo asegura que en 2012 se interpusieron varias denuncias contra Galp Energía. Estas se produjeron porque, teóricamente, comerciales de esta empresa habían obtenido el cambio de suministro de gas y de electricidad para Galp sin el consentimiento de los usuarios.

Aunque las sanciones más cuantiosas se han interpuesto contra varias compañías por la formación de cárteles, la última multa de la CNMC ha demostrado que el supervisor no pierde de vista la posición de los consumidores.