La ministra de Economía, Nadia Calviño
La ministra de Economía, Nadia Calviño - EFE

Calviño recorta la previsión de emisión de deuda este año en 10.000 millones de euros

La ministra de Economía anuncia que se colocarán 20.000 millones de euros frente a los 30.000 que estimaba antes pero evita decir que vaya a subir la previsión de crecimiento del PIB en 2019 ante la desaceleración

MADRIDActualizado:

La política de tipos bajos y estímulos del BCE alivia la carga financiera de la deuda pública a través de menores intereses y este año volverá a traducirse en jugosos ahorros para el Gobierno. La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha anunciado esta mañana que el Tesoro ha recortado sus previsiones de emisión neta de deuda (es decir, la diferencia entre las colocaciones y los vencimientos) de 30.000 millones a 20.000 millones, es decir, 10.000 millones menos.

Ello supondrá que la emisión bruta bajará de los 200.000 millones por primera vez desde 2011 y que «la carga de intereses bajará del 2% del PIB» lo que ha achacado a la política del Tesoro de buscar inversores «de primera calidad», ha señalado en un desayuno organizado por Efe.

Si el déficit baja al 2% del PIB como estima el Gobierno, el superávit primario (es decir, excluido el pago de intereses) queda asegurado, lo que no ocurría desde la crisis, algo que ya preveía el Ejecutivo en sus planes. En abril el Tesoro ya recortó su previsión inicial de emisión neta de 35.000 millones a 30.000 millones.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha presentado a la ministra en el acto, al que asistió la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la de Trabajo, Magdalena Valerio, además de las presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, y del Senado, Manuel Cruz. Ante este auditorio, Calviño evitó señalar que el Gobierno siga teniendo en sus planes subir la previsión de crecimiento. «Ya valoraremos los indicadores cuando elaboremos el cuadro macro» se ha limitado a decir.

El Ejecutivo estima un crecimiento del 2,2% para este año y, antes de manifestarse con mayor fuerza la desaceleración en el segundo trimestre del año, había apostado por subir la previsión. Algo que ya no recoge en su discurso la ministra Calviño, que ha recordado que los organismos arrojan unos pronósticos del 2,2% al 2,4% (aunque algunas de estas instituciones, como el Banco de España, ahora deben revisar su previsión a tenor de lo ocurrido en los últimos meses).

En el acto, dedicado al feminismo, Sánchez ha señalado que una de las películas favoritas de Calviño es Con faldas y a lo loco, ya que en política «a veces hay que ser Tony Curtis o Jack Lemmon», en referencia a la negociación para investir al Ejecutivo. Calviño ha apostado por aprobar «reformas estructurales, sobre todo aquellas que puedan tener un mayor efecto tractor sobre el crecimiento». Entre ellas ha destacado la «reforma fiscal, para un modelo mas justo y verde; la reforma laboral, con un nuevo Estatuto de los Trabajadores» además de un cambio en el modelo de pensiones «para garantizar su sostenibilidad».