Solvia cuenta con un total de 41 oficinas franquiciadas y 19 propias
Solvia cuenta con un total de 41 oficinas franquiciadas y 19 propias - ABC

Banco Sabadell vende el 80% de su inmobiliaria Solvia al fondo sueco Intrum

La entidad catalana se desprende de la plataforma que gestiona sus activos y parte de los de la Sareb

MadridActualizado:

Banco Sabadell ya ha cerrado la venta de su plataforma de gestión de activos inmobiliarios. La entidad presidida por José Oliu ha acordado la venta del 80% del capital social de su inmobiliaria Solvia al fondo sueco Intrum, que aglutinó el «servicer» Aktua tras su fusión con Lindorff y que se ha impuesto en la transacción al fondo estadounidense Cerberus, dueño de la gestora Haya Real Estate, y el fondo británico Centricus. Con esta operación generará una plusvalía de 138 millones de euros, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

Aunque Cerberus parecía partir como favorito en después de que el pasado verano adquiriese 9.100 millones de euros brutos (3.900 millones en valor neto contable) en activos inmobiliarios del Sabadell, básicamente viviendas y suelo, al final Intrum ha hecho la oferta más alta. La dirección del cuarto banco español y el fondo de inversión negociaban a última hora de ayer los términos del acuerdo de compraventa, tal y como informó ABC.

La valoración global de Solvia se sitúa en 300 millones de euros y el precio correspondiente al 80% de la participación objeto de la venta se podrá incrementar en un importe máximo de 40 millones de euros si se cumplen las condiciones previstas relacionadas con la evolución de determinadas líneas de negocio de la inmobiliaria, precisa la entidad bancaria.

Solvia, que el año pasado facturó casi 163 millones de euros, gestiona en total una cartera de 141.000 activos, entre créditos e inmuebles, valorados en casi 31.000 millones de euros. Ahora bien, la transacción no incluye esos activos, ya que estos están en su balance, sino en los del banco catalán y en el de la Sareb, sus clientes.

Con esta operación, el Sabadell sigue finalmente el paso dado antes por todos sus competidores de vender su «servicer» a un fondo. El Santander se desprendió de Altamira vendiéndolo a Apollo y de Aliseda (Popular) cediéndolo a Blackstone; BBVA vendió la infraestructura de Anida a Cerberus, que se hizo también con Bankia Habitat, y más recientemente Caixabank enajenó Servihabitat vendiendo la filial inmobiliaria al fondo Lone Star.

A pesar de la presión del BCE para que los bancos se desprendan de todo su negocio del ladrillo, el Sabadell fue el que más apostó por desarrollar su «servicer» por cuenta propia, pero siempre con el objetivo de ponerla en valor para después sacarle más beneficio con su enajenación. La venta podría permitir a la entidad reforzar sus niveles de capital y reducir costes.