Dos jubilados en un parque en una imagen de archivo
Dos jubilados en un parque en una imagen de archivo - EP

El «baby-boom» a las puertas y sin mecanismos de ajuste

Los estudiosos del sistema esperan una incorporación suave de jubilados y que el pico más alto se produzca en 2042 con la llegada de unos 723.000 potenciales pensionistas

MadridActualizado:

El próximo enero estaba previsto que entrara en vigor el Factor de Sostenibilidad, un mecanismo de ajuste que hubiera ligado la pensión inicial a la esperanza de vida y, por tanto, recortado la prestación. Pero no lo hará porque el acuerdo presupuestario entre el Gobierno del PP y el PNV retrasó su entrada en vigor hasta 2023, año clave porque comenzarán a jubilarse las generaciones nacidas entre 1958 y 1977,los hijos del «baby boom». Los estudiosos del sistema esperan una incorporación suave de jubilados y que el pico más alto se produzca en 2042 con la llegada de unos 723.000 potenciales pensionistas y con mayor esperanza de vida, lo que ese año elevará el total de pensiones a 15 millones, frente a los 9,6 millones actuales, según las previsiones del profesor de investigación del CSIC, Antonio Abellán.

«El stock de pensionables va a ser muy grande por el aumento de la esperanza de vida. Hay muchos y habrá más, y eso repercutirá en las pensiones, pero no hay que ser alarmista», dice este estudioso para el que, atendiendo solo a variables demográficas, en 2042 habrá prácticamente un ocupado por cada pensionista (1,1). Una correlación insostenible.

Entre 1958 y 1977 los nacimientos en España superaron los 650.000 anuales; en esas fechas nacieron casi catorce millones de niños, 2,5 millones más que en los veinte años previos, 4,5 más que en los veinte años siguientes. Con este inquietante panorama acechando, el Pacto de Toledo sigue buscando soluciones que apuntalen el sistema, que este ejercicio cerrará con un déficit histórico superior a 19.000 millones.

El «baby-boom» está a la vuelta de la esquina y el sistema público no cuenta en estos momentos con mecanismos de ajuste que frenen la escalada de gastos en los que incurre para pagar pensiones. El Factor de Sostenibilidad está desactivado y también lo está el Índice de Revalorización, que se ha sustituido por la inflación como indicador para revalorizar las nóminas de los pensionistas. José Ignacio Conde-Ruiz, economista y uno de los «sabios» del Instituto Santalucía, recuerda en su artículo «Pacto nacional para unas pensiones sostenibles y suficientes» que, con las actuales proyecciones demográficas, si volvemos al IPC y no hacemos nada más, en 2050 el desajuste entre ingresos y gastos estará en el entorno de 7 puntos del PIB. Y añade que «esto indica que la reforma alternativa para hacer sostenible el sistema tendrá que reducir de forma significativa la ratio entre pensión media y salario medio. Esta reforma -prosigue-tendrá un coste político alto, y es por eso que nuestros representantes en el Parlamento prefieren optar por soluciones de corto plazo, aunque con ellas se agraven los problemas del largo plazo».

El Factor fue uno de los ejes fundamentales de la reforma de pensiones, que se concibió para hacer frente al aumento de la esperanza de vida, que sigue en aumento en España, como tambien en el resto de países de nuestro entorno. La idea era que los jubilados percibieran a igual contribución durante la etapa como cotizantes, la misma pensión como jubilados.