Fernando Andreu decidió hace diez meses el archivo de esta causa
Fernando Andreu decidió hace diez meses el archivo de esta causa - JAIME GARCÍA

La Audiencia Nacional confirma el archivo de la causa contra las preferentes de Caja Madrid y Bancaja

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal confirma el auto decretado por Fernando Andreu y desestima los tres recursos de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC), ya que no ve acreditado que fueran emitidas para engañar al cliente

EUROPA PRESS
MadridActualizado:

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado elarchivo de la causa sobre las preferentes de Caja Madrid y Bancajaque dictó hace 10 meses el instructor Fernando Andreu en tres autos en los que desestima los recursos impulsados contra aquella decisión por la Confederación Intersindical de Crédito (CIC).

En el caso de las preferentes de Caja Madrid, la Sala ha entendido que la petición de reabrir las pesquisas no puede atenderse «porque no se han encontrado indicios de que cuando se hizo la emisión» objeto de la investigación, la entidad «contara con deterioros contables que sus directivos ocultaron a sabiendas y con conocimiento de que con ello iban a despojar de su inversión a las personas que las suscribían».

Entiende además que el recurso «está fuera del objeto del procedimiento y ya no se pueden practicar más diligencias de instrucción». Sobre este asunto la Audiencia ha añadido que «no puede ahora revocarse el sobreseimiento acordado para investigar unos hechos que desde el principio fueron expresamente excluidos del objeto de la investigación y a los que por tanto, no se refiere el auto recurrido y además, el plazo máximo para practicar diligencias de instrucción está agotado».

La Sala se sirve del mismo argumento en relación a Bancaja y añade que «no puede accederse a esta petición porque no se han encontrado indicios de que cuando se hizo aquella emisión» de preferentes, la entidad «contara con deterioros contables que sus directivos ocultaran a sabiendas» y no puede tampoco «extraerse la conclusión» de que la emisión «fuera el resultado de una planificación» por parte de los directivos para «capitalizarla encubriendo un deterioro patrimonial».

De este modo, la Audiencia Nacional cierra definitivamente la pieza separada que investigaba la emisión de preferentes y que el instructor Fernando Andreu archivó al entender que no había quedado acreditado que las entidades emitieran este producto financiero con el objeto de engañar a los inversores.