El nuevo director general de Lufthansa en España, Carsten Hoffmann
El nuevo director general de Lufthansa en España, Carsten Hoffmann - ignacio gil
director general de Lufthansa en españa y portugal

«Ha habido un antes y un después para nosotros tras el accidente de los Alpes»

El nuevo director general de Lufthansa en España y Portugal, Carsten Hoffmann, fue presentado ayer

Actualizado:

Lufthansa presentó ayer ante los medios de comunicación a Carsten Hoffmann, nuevo director general de la aerolínea para España y Portugal. Este acto inicialmente estaba previsto para el pasado 25 de marzo, apenas 24 horas después de la tragedia del vuelo 4U-9525 Germanwings (su filial de bajo coste). Hoffmann, detalla en una conversación con ABC, apenas llevaba dos semanas instalado en Madrid. «Ha habido un antes y un después para nosotros después de aquel accidente», reconoce. La tragedia, provocada por la acción deliberada del copiloto Andreas Lubitz (quien estaba sumido una depresión severa), asestó un golpe repentino a la aerolínea que convirtió, súbitamente, en secundaria cualquier otra cuestión.

«Mi jefa, la vicepresidenta de ventas de Europa (Heike Birtenbach), se encontraba, de hecho, de viaje hacia Madrid para un encuentro con nosotros, nuestro equipo en España. Aquella noche tenía prevista mi presentación frente a empresas y autoridades. Supimos del accidente al poco tiempo de que mi jefa aterrizara en Madrid. Obviamente, cancelamos todo: la recepción, el encuentro posterior y la presentación ante los medios de comunicación».

Hoffmann confía en que la tragedia, una vez conocida su causa, no ha enturbiado la imagen de «aerolínea segura» del grupo, aunque «la última palabra» la tendrán los clientes. En los últimos meses, Lufthansa ha incorporado medidas para evitar un nuevo caso como el de Lubitz: «Hemos cambiado las medidas de seguridad en cabina, de modo que siempre hay dos personas durante el vuelo, lo que sirve para reforzar la seguridad de nuestros pasajeros (en línea con las recomendaciones de la Agencia Europea de Seguridad Aérea, que siguen otras compañías aéreas)».

Mientras tanto, la compañía trabaja con la Asociación de Aviación de Alemania (BDL) para revisar las pruebas psicológicas y médicas que se realizan los pilotos en el país germano. «El grupo está trabajando en todo lo que tiene ver con la salud y la estabilidad médica de nuestros pilotos. Queremos asegurarnos de que hay revisiones incluso después del inicio de la carrera laboral del piloto. Sé está trabajando mucho, con expertos procedentes de todas las áreas, para extraer las conclusiones exactas de lo sucedido y mejorar la seguridad».

Durante el encuentro con los medios de comunicación, Hoffmann reconoció que el accidente se vio reflejado en el número de reservas. No obstante, una vez aclaradas las circunstancias del siniestro, se disipó este efecto. «Sólo se registró un descenso en el número de pasajeros en los vuelos de Germanwings durante dos días. Pero luego el número de clientes volvió a la normalidad».

La compañía, tras el acto, avanzó que tras el primer traslado de lo restos de las víctimas del accidente, que tuvo lugar el martes, el próximo 15 de junio a las 19.45 horas despegará de Marsella un avión hacia Barcelona con más de 30 féretros, que serán entregados un día después.

Conflicto con Amadeus

Hoffmann defendió su cambio de política comercial, que inclurá el cobro de un recargo de 16 euros en los billetes comprados por medio de un sistema global de distribución (GDS), y dará prioridad a la comercialización a través de la propia página web de Lufthansa con el fin de recuperar el «control» del contenido y «personalizar» la oferta. La compañía germana se encuentra renegociando su contrato de distribución con uno de estos sistemas, Amadeus, para un periodo de cinco años. El directivo reconoce que el nuevo acuerdo puede «perturbar» al proveedor español de tecnología para las agencias de viajes y disuadir a los clientes que acuden a estas plataformas para adquirir sus billetes. «No puedes esperar tomar decisiones como esta de importancia y esperar que no haya ningún riesgo».

Mientras tanto, la aerolínea prevé reforzar su crecimiento en el número de pasajeros en España un 5%, tras haber concluido 2014 con cerca de 3,5 millones de viajeros. Hoffmann descartó el anuncio de nuevas rutas en nuestro país durante 2015 tras el aumento de frecuencias en Sevilla y Valencia.