Presentación en el Congreso de los Presupuestos del año pasado
Presentación en el Congreso de los Presupuestos del año pasado - jaime garcía

El Gobierno congelará los salarios a funcionarios en 2015

Hacienda está barajando devolver una parte de la paga extra suprimida en 2012

Actualizado:

En el Ministerio de Hacienda se trabaja contra reloj para cuadrar las cuentas públicas de 2015, que se aprobarán en el Consejo de Ministros del próximo viernes. Pero no es fácil. Los compromisos con Bruselas de reducción del déficit público obligarán al Gobierno a recortar los números rojos del Estado en 6.000 millones de euros. Y este ajuste debe ser compatible con la menor recaudación que llevará aparejada la reforma fiscal.

Tal y como ya adelantó ABC el pasado jueves, los Presupuestos también incluirán una subida del 0,25% en las pensiones y, probablemente, un pequeño guiño a los funcionarios. El presidente Rajoy se comprometió a devolver a los empleados públicos la paga que se les suprimió en 2012 cuando el escenario presupuestario lo permitiera.

Las cuentas no están para muchas alegrías, pero en Hacienda están estudiando la fórmula para devolver una parte de esa paga, ya el próximo año, y probablemente en metálico. Se había barajado la posibilidad de devolverla en forma de aportaciones al plan de pensiones. Pero si se da en metálico, el aumento salarial es más visible y, además, se puede destinar al consumo, lo que puede ayudar a apuntalar la recuperación económica. Eso sí, a cambio los sueldos de los empleados públicos seguirán congelados. O lo que es lo mismo, aunque en la práctica los funcionarios cobrarán más en 2015 de lo que han recibido este año, esa cuantía no se consolida para ejercicios posteriores y, por tanto, no se tendrá en cuenta a la hora de aplicar incrementos salariales en los próximos ejercicios.

El Congreso de Diputados ha aprobado hoy, en el marco de sus prespuestos para 2015, la congelación de los salarios de los diputados de la Cámara Baja, lo que hace prever que para los empleados públicos se seguirá la misma regla. Año tras año, se han seguido criterios prácticamente idénticos en ambos colectivos.

Fuentes del Ministerio de Hacienda apuntan, en todo caso, que, aunque haya congelación salarial, los funcionarios no perderían poder adquisitivo ya que la inflación está en tasas negativas y, además, la reforma fiscal permitirá un incremento de las nóminas de todos los trabajadores a partir del próximo mes de enero.

Ya en 2014 los funcionarios y la mayoría de los empleados públicos, salvo los de algunas comunidades autónomas, como Cataluña, recuperaron la paga extra de Navidad. Ahora se trataría de devolver el esfuerzo realizado en el año 2012, y que ahorró a las arcas públicas unos 5.000 millones de euros. No obstante, la decisión todavía no está tomada.

De momento, si hay una cifra que el Ejecutivo tiene clara es la de la subida de las pensiones. Se elevarán el próximo año un 0,25%. A algunos miembros del Gobierno y dirigentes del PP les hubiera gustado una cifra un poco más elevada en un año de elecciones municipales, autonómicas y generales, pero precisamente para evitar esas tentaciones, que pudieran agravar el ya deteriorado sistema de pensiones, el año pasado se aprobó el factor de sostenibilidad.

Así, desde 2014 las pensiones se suben en función de una fórmula que tiene en cuenta los ingresos y gastos del sistema de los últimos cinco años y las previsiones para los cinco próximos. Y aunque las expectativas económicas están mejorando, el déficit previsto para la Seguridad Social, más de 10.000 millones de euros este año, hacen imposible que la aplicación de la fórmula conlleve una subida superior a la mínima que fija la nueva normativa, el 0,25%.

Para una pensión de 1.000 euros - la cuantía media de las prestaciones por jubilación- el incremento será de 2,5 euros mensuales. Y para la pensión mínima de jubilación, de 600 euros, el alza será de 1,5 euros. Los pensionistas tampoco tendrán la paga para compensar la desviación del IPC, que solía ser habitual en los años previos a la crisis. La nueva normativa ya no prevé la compensación por esta desviación de precios pero, aunque siguiera vigente la anterior regulación, los pensionistas no hubieran tenido derecho a esta paga, ya que la inflación está en tasas negativas.

De hecho, el Gobierno argumenta que pese a este mínimo incremento de las prestaciones, idéntico al aplicado en 2014, los pensionistas están ganando poder adquisitivo. La inflación se situó en agosto en el -0,5%, y aunque el Ministerio de Economía prevé que vuelva en los próximos meses a tasas positivas, los expertos auguran que el año cerrará con un IPC del 0 o el 0,1%. Por tanto, si a los pensionistas se les subieron las prestaciones un 0,25% y los precios se estancan, éstos tendrán un aumento de su poder de compra, aunque sea mínimo. En 2013, el Ministerio de Empleo cifró en 1.372 millones de euros el alza del poder adquisitivo de los pensionistas. La inflación se había situado en noviembre, mes que se utilizaba para actualizar las pensiones, en el 0,2 %, por debajo de la subida del 2% adoptada ese año para las pensiones inferiores a 1.000 euros y del 1% para las superiores a esa cuantía.

Escenario favorable

Para cuadrar las cuentas del próximo ejercicio, el Gobierno tendrá a favor el nuevo escenario económico. Los Presupuestos elevarán las previsiones de crecimiento tanto para este año como para 2015. La previsión actual de aumento del PIB para este ejercicio está en el 1,2% y se elevará hasta el 1,4%. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ya avanzó ayer que en el tercer y el cuarto trimestre la economía crecerá a un ritmo similar al tercero, en el entorno del 0,6%. Para 2015, la estimación es que España crezca alrededor del 2%, frente al 1,8% previsto en el escenario anterior.

La reactivación de la economía permitirá obtener ingresos extra con los que hacer frente a la prevista rebaja de impuestos. De hecho, la estimación del Ejecutivo es que la propia reforma fiscal sirva de estímulo al crecimiento. Si se pagan menos impuestos, se consume más, y aumenta la recaudación por el IVA y por los impuestos especiales.