Bruselas cree excesivo el precio que Telefónica cobra a sus rivales por usar su red
«A la CE le preocupa la manera de proceder de la CMT», ha dicho el ejecutivo comunitario en un comunicado - efe

Bruselas cree excesivo el precio que Telefónica cobra a sus rivales por usar su red

Suspende temporalmente la decisión del regulador español, la CMT, porque puede «no ser compatible con la normativa sobre telecomunicaciones de la UE»

Actualizado:

La Comisión Europea ha suspendido temporalmente la regulación de precios del acceso de banda ancha al por mayor introducida por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) por considerar que permite al operador dominante, Telefónica, cobrar precios excesivos a sus rivales por usar su red.

"A la Comisión le preocupa que la manera de proceder de la CMT pueda no ser compatible con la normativa sobre telecomunicaciones de la UE, ir en perjuicio de la competencia y no actuar de incentivo para la inversión en banda ancha", ha dicho el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

También "inquieta" a Bruselas que la regulación de los precios "no se realice de forma transparente y que la propuesta pueda crear barreras artificiales en el mercado". Según el análisis del Ejecutivo comunitario, la propuesta de regulación de la CMT "sitúa los precios hasta un 50 % por encima de la eficiencia con respecto a los costes". "Por otra parte, el producto de acceso de banda ancha al por mayor es la única oferta regulada en la red de fibra de Telefónica y la CMT no tiene previsto imponer otras salvaguardias de la competencia, tales como normas más estrictas en lo concerniente a la no discriminación", apunta.

La propuesta de regulación española, sostiene Bruselas, "va a disuadir a los operadores de otros países de comprar acceso de banda ancha al por mayor en España y, por tanto, constituye un obstáculo al desarrollo de servicios paneuropeos". Bruselas ha envido un escrito de expresión de "serias dudas" a la CMT y el regulador español dispone ahora de tres meses para trabajar con la Comisión y el Organismo de Reguladores Europeos de Comunicaciones Electrónicas (ORECE) en la búsqueda de una solución. Entretanto, la aplicación de la propuesta ha sido suspendida.