Ferrán Muniesa

«El Sofía Iberostar ha puesto a la bahía de Palma en en mapa mundial de la vela»

«El equipo que organiza la regata es una gran familia, diría que en la fórmula del éxito también interviene la vocación de servicio al deportista»

PalmaActualizado:

La 50ª edición del Trofeo Princesa Sofía Iberostar tiene lugar en aguas mallorquinas del 29 de marzo al 6 de abril próximos. La competición balear celebra medio siglo de vida consolidada como una de las mejores pruebas de vela olímpica del mundo. Su director, Ferran Muniesa, detalla para ABC la fórmula del éxito y las claves de esta edición.

50 años, felicidades.

Muchas gracias, pero las felicitaciones no son para mí, son para los más de 250 profesionales y voluntarios que hacen posible edición a edición el Trofeo Princesa Sofía Iberostar. Son tres clubes organizadores, Real Club Náutico de Palma, Club Marítimo San Antonio de la Playa y Club Náutico Arenal, y también la Federación Balear de Vela. El esfuerzo organizativo y logístico es muy importante.

También podría ser un hándicap: tres sedes para una misma regata. Debe complicar las cosas a los equipos olímpicos.

Es una de las características que definen esta regata, pero no somos la única a nivel internacional que tiene varias sedes. Los equipos olímpicos están acostumbrados y bien organizados a nivel logístico. En nuestro caso, el paseo de la playa de Palma conecta las varias sedes y es un agradable paseo en bicicleta para los deportistas, que en muchos casos hacen por la mañana como parte de su rutina de entrenamiento.

Un paso en bici con vistas al mar, qué lujo.

Sí, nos enorgullece. El Trofeo Princesa Sofía ha puesto la bahía de Palma en el mapa de la vela mundial, y hoy es conocida como uno de los mejores campos de regata del mundo. Variedad de vientos y ola, viento térmico estable en verano, buena climatología… En la competición montamos hasta siete campos de regata a la vez. Es, sin duda, una de las claves del éxito del Trofeo Princesa Sofía.

¿Cuáles son las otras claves?

Además de la bahía de Palma y del equipo que organiza la regata, que es una gran familia, diría que en la fórmula del éxito también interviene la vocación de servicio al deportista. Es una de las regatas del circuito mundial más queridas por los regatistas, tanto por jóvenes como por grandes veteranos, campeones mundiales y olímpicos. Tenemos la bendición de Ben Ainslie y Santi Lange, por citar algunos.

¿En qué consiste esa vocación de servicio?

Intentamos estar muy cerca del regatista y de las clases, atender todas sus necesidades, que se sientan como en casa y ayudarles en todo lo que se pueda y más. Un regatista me dijo que aquí era todo tan bonito y fácil que el resto del año resultaba decepcionante. Buena muestra de ello es que nos adaptamos a las peticiones de las clases para probar nuevos formatos de competición, y en este sentido siempre somos pioneros.

¿Un ejemplo?

Este año el Sofía Iberostar representará el debut mundial de las tripulaciones mixtas de 470, en vistas a los Juegos de París 2024. Para esa cita olímpica el Comité Olímpico Internacional ha introducido requerimientos para la igualdad de género. Uno de ellos es una clase doble mixta más, con equipos formados por un hombre y una mujer, al igual que el Nacra 17. Se desconoce cuál será el barco escogido, pero la clase 470 se ha adelantado y por eso nos ha propuesto introducir el 470 Mixto en el Sofía.

¿Qué cifras de participación manejan para esta edición?

Esperamos hacer récord o quedar cerca, por el 50º aniversario y porque es año preolímpico. Tradicionalmente es el más participativo, porque congrega tanto a los equipos olímpicos en lucha por plazas olímpicas y clasificaciones, como a los equipos juveniles, que empiezan a trabajar para las siguientes citas olímpicas. Ahora estamos en 875 barcos y 1.222 regatistas inscritos, de casi 60 países, a falta de unas semanas para el inicio de la competición.

Es un concepto totalmente distinto al de las World Cup Series de World Sailing.

Exacto. En estas series las cuotas de participación están limitadas. Nosotros preferimos que el Sofía Iberostar sea la regata de todos, donde grandes figuras y jóvenes promesas se puedan dar cita y aprender unos de otros.

¿Fue ese el motivo de la salida del Sofía de la Sailing World Cup de entonces?

Sí, y también porque el circuito tomó un rumbo más comercial y global. La decisión de salir de la World Cup supuso algo de incertidumbre en su momento, pero los regatistas siguieron apostando por nuestra competición, y hoy cumplimos 50 años consolidados en la elite mundial de la vela olímpica.

El Sofía también es una regata de crucero y monotipos.

En efecto. La competición de cruceros y monotipos se disputa en el RCN Palma el primer fin de semana. Durante años las dos competiciones estuvieron desvinculadas, pero tiene sentido agruparlas bajo un mismo nombre y un mismo espónsor, Iberostar, que suma ya cinco años patrocinando esta regata.

¿Cómo nació la regata?

La creó Jaime Enseñat en 1968. Como presidente de Fomento del Turismo concibió un evento que le diese realce al mar y solicitó a su amiga, la entonces Princesa Sofía, que diese su nombre a la regata. Ella correspondió entregando una ensaladera de plata, regalo de su boda, para que se convirtiese en el trofeo del vencedor absoluto. El apoyo de la Casa Real y de la Armada ha sido también clave: en los inicios, la Armada se ocupaba de trasladar en uno de sus buques los barcos de los regatistas desde Barcelona a la isla.

En estos 50 años los recuerdos y las anécdotas deben ser muchos.

Sí. Y muchos de ellos están ligados a personas que han dedicado muchas horas y mucha pasión a esta regata, como Guillem Patiño. Será raro no contar con él como comité. Su toque especial será siempre recordado y estimado.

¿Cómo se celebrará el 50º aniversario?

La principal celebración tendrá lugar en una cena de gala, que presidirá la Reina Doña Sofía. Además, el medio siglo de vida se conmemorará con la presentación de un documental. Y, sobre todo, queremos que los 50 años los celebren los regatistas en el mar, en la bahía de Palma, como tiene que ser. Esperamos que sea una gran edición.