Khachanov, con su título de París-Bercy
Khachanov, con su título de París-Bercy - EFE
Tenis

Así es Khachanov, la sensación rusa que llama a la puerta

Frena la racha de Djokovic y confirma su progresión con una semana estupenda en París. Tiene 22 años y se ha colocado 11 del mundo

Actualizado:

En la interminable búsqueda de talentos, apresurado el mundo del tenis en encontrar jugadores con cara y ojos que puedan relevar a las bestias que han dominado el circuito en lo que va de siglo (Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic), se apuntó con cierto criterio el nombre de Karen Khachanov, un tallo (198 centímetros) que desde la base apuntaba muchísimo y que ahora, a sus 22 años, irrumpe con fuerza en la elite de la ATP. Por fin Rusia presume de campeón, algo atascada la enorme potencia desde los tiempos de Marat Safin y Nikolay Davydenko, y festeja el éxito de Khachanov, quien precisamente idolatró a Safin y que ayer se impuso a Djokovic en la final del Masters de París (7-5 y 6-4) para abrazar el título más imporante de su carrera. La luz le ilumina y ahora depende de él confirmar la alternativa para no quedarse en flor de un día.

Hoy, actualizada la lista como todos los lunes, Khachanov estará en el undécimo escalón de la ATP, un salto más que meritorio para alguien que empezó 2018 en el 45. Antes de su gesta parisina, estupenda si se tiene en cuenta que también dejó por el camino a John Isner, Alexander Zverev y Dominic Thiem, ganó en Marsella y Moscú, confirmando que es un tenista infalible en las citas importantes. Ha disputado cuatro finales y en todas ha sonreído (la otra, su primer éxito, fue la de Chengdu, en 2016), algo ha de tener el muchacho.

«Es mi mejor título, una forma magnífica de terminar la temporada», expuso Khachanov, un jugador que no es precisamente de los que exprese demasiado en la pista. «Puede que no esté llorando, pero estoy muy feliz. Estoy muy satisfecho de la manera en la que he jugado todo el torneo. En cada partido he elevado el nivel, hasta llegar al que he hecho hoy contra Novak, el numero 1». Efectivamente, el serbio estrenará hoy esa condición después de enlazar 22 victorias consecutivas, una racha que se detuvo ayer porque, castigado por un resfriado, le fallaron las fuerzas.

Khachanov reside en Barcelona y le guía Vedran Martic, un técnico que ya le pulió en su formación y al que regresó después de pasar un tiempo con Galo Blanco. Tiene un servicio poderoso, una derecha durísima y este año llevó a Nadal a la extenuación en el US Open, pero se impuso el balear en cinco sets agónicos. «Me daba cuenta de que tenía el nivel y que todo era cuestión de mejorar en algunos detalles. Creía en mi». No le ha ido nada mal.