Djokovic, prueba decisiva para Nadal
Rafael Nadal impacta a la bola durante su partido contra Dimitrov - afp
masters 1.000 de roma

Djokovic, prueba decisiva para Nadal

El balear, cada vez más entonado, se juega la corona de Roma contra el serbio en el capítulo 41 de una rivalidad tremenda

Actualizado:

Como otros tantos domingos, Rafael Nadal y Novak Djokovic se citan en el albero, final tremenda para poner el broche de oro a este angustioso Masters 1.000 de Roma. Es el capítulo 41 de una rivalidad tremenda (22-18 para el español) y sirve el duelo para probar a dos tenistas al alza, último examen antes de la batalla de Roland Garros (16 horas, La1).

Nadal ha ido superando etapas de forma angustiosa en el Foro Itálico, siempre sobre el alambre hasta que en semifinales dio un paso al frente para atropellar a Grigor Dimitrov (6-2 y 6-2). Antes, sufrió como nunca contra Gilles Simon, Mikhail Youzhny y Andy Murray, pero se salvó siempre de forma épica con momentos de muy buen tenis que compensaron ciertas lagunas.

Sabe que contra Djokovic no puede dudar, está prohibido. Nadal, a quien le atormentaron esas derrotas en Barcelona y Montecarlo, se liberó con el extraño título de Madrid y en Roma se consolida en las alturas, clasificado para otra final y con la posibilidad de engordar su estadística en los Masters 1.000. Podría conseguir el título 28 en esta categoría y de paso defender la corona y el botín, apasionante la batalla por el número uno.

Djokovic, pase lo que pase, le recortará a Nadal porque ya ha mejorado los cuartos de final de 2013. Entonces sumó 180 puntos y este año se quedará en 600 en el caso de derrota o sumará los 1.000 si alza el trofeo, que le sabrían a gloria después de ausentarse en Madrid por lesión.

El balcánico ha completado una buena semana en Roma, exigido también en partidos a tres mangas como Nadal, feliz después de superar una durísima semifinal contra Milos Raonic. Djokovic sobrevivió al bombardeo del canadiense para acceder al último día del torneo y confirmar que va por el buen camino a pocos días de Roland Garros.

En los tres últimos encuentros, Djokovic le ha amargado la existencia a Nadal. Le superó con claridad en la final de Pekín, en la de París Bercy y ya este año en la de Indian Wells. Pero en Roma se compite sobre tierra y ahí nadie es mejor que el balear, que domina 13-3 a su enemigo en esta superficie.