La LigaEl Real Madrid considera «un esperpento» jugar los lunes

Al club blanco tampoco le agrada el fútbol el primer día de la semana, pero acata la decisión de la Liga

MadridActualizado:

El Real Madrid jugará un lunes un partido de Liga. Así lo hizo oficial la patronal del fútbol español el pasado viernes, anunciando que el duelo de los blancos contra el Leganés, a jugar en Butarque y correspondiente a la jornada 32 del campeonato, se ha programado para el lunes 15 de abril a las 21.00.

La temprana eliminación del Real Madrid de la Champions, torneo ganado en cuatro de las cinco últimas ediciones y semifinalista fijo desde el año 2010, ha posibilitado que la Liga pueda adjudicar al club blanco este polémico día de fútbol que tanto revuelo ha provocado en la mayoría de clubes de Primera y que, según Luis Rubiales, desaparecerá la próxima temporada, le guste o no a Javier Tebas.

Las críticas han venido siempre de los equipos que no disputan las competiciones europeas, que son los que copan semana sí y semana también el partido de los lunes, pero ahora es el Real Madrid el que alza la voz: «Nos parece un esperpento jugar los lunes, pero no nos consideramos ni más ni menos que el resto de los 19 clubes de Primera y acatamos la fecha programada por la Liga», explicaron fuentes del club a este periódico.

Durante los seis años de mandato de Tebas como presidente de la Liga, el Real Madrid nunca había jugado un lunes. Solo lo hizo el 29 de noviembre de 2010, por causa de fuerza mayor ya que ese fin de semana se celebraban elecciones en Cataluña y el partido se jugaba en el Camp Nou. Será por tanto la primera vez que en la era Tebas el Real Madrid se vista de corto en partido oficial un lunes, una idea que no ha gustado en el club blanco y que asumen con resignación, sabedores que el presidente de la Liga tiene una cierta querencia a programar unos horarios extraños y, en algunos casos, «injustificables» para con el equipo blanco.

Ya ocurrió durante la eliminatoria de semifinales de Copa del Rey ante el Barcelona y vuelve a suceder tras el parón de selecciones. Aparte del poco agrado por la designación del Leganés-Madrid para el lunes 15 de abril, en la entidad de Concha Espina tampoco ha sentado nada bien el plan de partidos entre la jornada 29 y 31, a jugar en solo siete días. El Madrid recibe al Huesca el domingo 31, viaja a Mestalla el miércoles 3 y en menos de 72 horas, el sábado 6, espera al Éibar en el Bernabéu, para luego sumar nueve días sin partido hasta ese lunes 15: «Puesto a jugar los lunes, lo más razonable sería haberlo hecho contra el Éibar. El partido contra el Valencia es a las 21.30 del miércoles y el del Éibar a las 16.15 del sábado. Es injustificable», explica el Madrid, el último equipo de la Liga que dice no a jugar los lunes.