Partidos trampa para Madrid y Barça
Ballack, capitán del Leverkusen - REUTERS
LIGA DE CAMPEONES

Partidos trampa para Madrid y Barça

El CSKA, con su frío y su césped artificial, para los blancos; y el juego aéreo del Bayer, para los azulgrana

Actualizado:

Vaya por delante que tanto el Madrid como e el Barça son superiores a los equipos que ayer les tocaron en danza en los octavos de final de la Champions. Sin embargo, ambas eliminatorias tienen su pequeña trampa. Al Real Madrid le ha correspondido el CSKA de Moscú, y los peligros están tanto dentro como fuera del campo. Los blancos no querían un viaje largo, y les ha caído el más largo de todos. Por otro lado, cuando jueguen la eliminatoria (21 de febrero), se prevé una temperatura de entre -15 y -22 grados, para jugar en unas condiciones realmente incómodas para los madridistas.

Habrá otro problema, y parece más grave: se va a jugar en el estadio Luzhnki, con capacidad para 85.000 espectadores y césped artificial. No lo van a cambiar contra el Madrid y es un terreno al que no está acostumbrado el equipo español. Una ventaja para el Madrid: los rusos paran ahora su competición y volverán a ella el 3 de marzo, con lo que se supone que su ritmo no será tan vivo y rápido como en plena competición.

Se trata de un equipo que juega un 4-4-2 y con bastante orden en sus filas. De medio campo para arriba es bueno, con dos delanteros rápidos y peligrosos, sobre todo el marfileño Seydou Doumbia, que lleva cinco goles en la competición europea. A su lado se complementa a la perfección el brasileño Wagner Love, considerado el mejor fichaje extranjero de la historia del fútbol ruso. Por detrás, estará la eterna promesa de los rusos, el media punta Alan Dzagoev, versátil y con gran visión de juego. También cuentan con el japonés Honda, que ahora está lesionado, pero que llegará a tiempo para ese partido. Es un jugador con talento, muy competitivo y peligroso en las jugadas balón parado. El equipo ha sido capaz de tumbar al Inter a domicilio y no será un rival cómodo. En su debe, la defensa, que es veterana y lenta. Tiene a dos centrales de 1,90, Ignashevic y Vasili Berzutsky, que son internacionales, pero que suelen tener problemas ante delanteros de gran velocidad, y el Madrid tiene flechas arriba.

Los blancos mostraron su desazón ante el rival y Butragueño llegó a decir que «no nos gusta el viaje tan largo, el frío que nos vamos a encontrar ni el césped artificial en el que vamos a tener que jugar». Por su parte, el técnico ruso, Leonid Slutski, dijo: «El sorteo podía haber sido más bondadoso, pero hay que jugar. Frente al Barça es casi imposible competir. Ante el Madrid es muy difícil, pero es posible».

Peligro aéreo para el Barça

Hablando del Barça, le ha tocado el Bayer Leverkusen, que es menos rival de lo que van diciendo los analistas en fútbol internacional, pero que tiene un aspecto que puede ser una trampa mortal para los azulgrana. Son especialmente buenos en el juego aéreo, que es justo el único punto débil que exhiben los de Pep.

Los de la aspirina están comandados por Michael Ballack, que, a pesar de su veteranía, sigue teniendo galones que mostrar. Delante de él una pareja de mucho peligro que, sin embargo, esta temporada no lo está pareciendo. El Bayer cuenta con Sidney Sam y André Schurrie. Este último es, en teoría, especialmente peligroso, como viene mostrando en la selección alemana, pero este año está decepcionando en la Bundesliga.

El problema, como ya queda dicho, viene por arriba porque el Bayer cuenta con Kiessling, Derdiyok, Friedich o el mismo Ballack, que son grandes cabeceadores. El propio Derdiyok, Ballack o Kadlec son especialistas en el lanzamiento de golpes francos y, además, el equipo ha encontrado este año una salvaguarda de su portería con el joven arquero, Bernd Leno, solo 19 años y una de las revelaciones de la Bundesliga.