Deulofeu celebra su segundo gol, el que dio la victoria al Watford
Deulofeu celebra su segundo gol, el que dio la victoria al Watford - REUTERS

Delirio español en la FA Cup

Dos goles de Deulofeu posibilitan la remontada del Watford y la primera final con dos entrenadores españoles en Inglaterra

Actualizado:

El camino lo abrió Rafa Benítez en 2004, cuando al llegar al Liverpool se convirtió en el primer entrenador español que firmaba por un equipo inglés. Era entonces, quince años atrás, cuando el fútbol británico comenzaba a sacudirse ese celo por todo aquello que no tuviese su acento, atascado como parecía ante la pujanza táctica de España y, especialmente, Italia. Juande Ramos, Roberto Martínez, Pepe Mel, Quique Sánchez Flores, Pep Guardiola, Aitor Karanka, Javi Gracia y Unay Emery siguieron su estela, hasta el punto de hacer del español una lengua no ya habitual en los vestuarios de la Premier, sino un sello de nivel distinguido en la liga con mayor foco mediático del planeta. Pocas pruebas mejores que la próxima final de la FA Cup, que contará con Guardiola y Gracia, Manchester City y Watford, como candidatos a llevarse la Copa.

Allí se plantará el Watford después de una remontada memorable ante el Wolverhampton, que ganaba 0-2 con menos de media hora por jugarse. Llegó entonces el ciclón Deulofeu, protagonista absoluto desde el banquillo. Suyos fueron el primer gol, un desecho de clase abusivo, y el tercero y definitivo, ya en la prórroga.

Recogerá el ganador el testigo de Martínez, el último técnico español que levantó el torneo copero con más solera de Europa. Se la llevó en una de las finales más especiales, la de 2012, en la que el Wigan, meritorio finalista en una temporada en la que descendió a la Championship, batió al todopoderoso City con un cabezazo de Ben Watson a un par de minutos para el final. Antes la había conquistado Benítez, responsable en 2006 de un Liverpool que superó al West Ham en los penaltis.

La final, que se jugará el próximo 18 de mayo en Wembley, se presenta como un duelo desigual entre el gran coloso reciente y un aspirante sin demasiado pedigrí al que el curso le está saliendo redondo.

Un póker en el horizonte

Todo parece de cara para el equipo de Guardiola, cauteloso cuando se le menciona la posibilidad de alcanzar un póker de títulos exagerado, una heroicidad cuando se pondera el hecho de que para ello hay que pelearle la Premier al pujante Liverpool de Klopp y adueñarse de una Champions League a la que aspiran Barcelona o Juventus, por no hablar de los problemas que le pueda generar la ilusión y el empaque del Watford. En su zurrón está ya, eso sí, la Carabao Cup -Copa de la Liga-.

Sin presión ni complejos se presentará el Watford. La segunda temporada de Gracia en el club de Vicarage Road es ya más que notable, con el equipo metido en la pelea por la séptima plaza. Cierto es que cayó en los dos partidos ligueros en los que se enfrentó al City (1-2 y 3-1), pero también que no hay nada mejor que una final para dejarlo en una anécdota.