Aranda y Bravo declararon en 2003 en un caso de distribución de drogas

Dos de los cabecillas de la trama Oikos tenían contacto en 2003 con los cabecillas del caso DJ

Actualizado:

«Pero si esos son los mismos de la operación DJ, que jugaban en el Madrid; los que declararon en la Brigada por un tema de cocaína»... Era martes. Acababan de empezar a trascender los nombres de los jugadores implicados en la operación Oikos de amaños en el fútbol cuando un veterano policía recordó que algunos de ellos ya eran antiguos conocidos. El agente no había olvidado los nombres de Raúl Bravo y de Carlos Aranda, los que se consideran además cabecillas de la trama de corrupción en el fútbol destapada esta semana. El juez de Huesca los envió ayer a ambos a prisión, eludible bajo fianza de 100.000 euros como solicitó la Fiscalía.