Bartomeu, Neymar y Zubizarreta. - afp
barcelona

Neymar, los 95 millones más caros de la historia del fútbol

La investigación sobre el fichaje del paulista nació hace más de un año y sigue causando estragos en el Barça

Actualizado:

Neymar Júnior está dando su mejor rendimiento deportivo desde que llegó a Barcelona, pero los pormenores de su fichaje en la primavera de 2013 siguen dando dolores de cabeza en el Camp Nou. En este punto, más de un año después de la querella que el socio Jordi Cases le puso al expresidente Sandro Rosell por 'distraer' 40 de los 57 millones que el club oficialmente gastó en el fichaje del delantero paulista, el fiscal de la Audiencia Nacional, José Perals, pide la imputación de Rosell y del actual mandatario, Josep Maria Bartomeu, por un supuesto delito fiscal de 2,8 millones de euros. El motivo para involucrar al actual mandatario es que el fraude se habría cometido durante 2014.

La secuencia del caso Neymar empezó en diciembre de 2013, cuando el socio crítico Jordi Cases, harto de que el Barça se remitiera a una cláusula de confidencialidad para no referirse al origen de 40 millones de euros destinados a la contratación del exdelantero del Santos, se querelló contra Rosell, que a finales de enero de 2014, dos días después de pedirle al juez Pablo Ruz que le imputara para poder explicar su versión, dimitió sin aceptar preguntas. Bartomeu, por entonces vicepresidente deportivo, heredó el cargo y admitió en rueda de prensa que el fichaje de Neymar subía a 86,2 millones y no a los 57 que Rosell mantuvo hasta el último día.

La Audiencia valoró positivamente la transparencia del nuevo inquilino del palco azulgrana, pero durante la investigación topó con un presunto fraude fiscal de más de 9 millones de euros, lo cual llevó al Barça a verse imputado como persona jurídica y a realizar una declaración complementaria de más de 13 millones de euros para minimizar el grado de una hipotética pena. Pese a todo, el club siguió resistiéndose a asumir que hizo las cosas mal, Rosell reconoció ante el juez que no leía la letra pequeña de los contratos antes de firmarlos y el socio Jordi Cases, saciado de explicaciones, optó por retirar la demanda.

No obstante, el proceso quedó abierto en el caso de un fraude fiscal que según la última actualización se iría hasta los más de 11 millones y elevaría el montante absoluto de la operación hasta los casi 95 millones, según datos extraídos de la investigación judicial. Se espera reacción inmediata por parte de la junta de Bartomeu, quien ya ha anunciado intenciones electorales de cara a los comicios que él mismo convocó para este verano.