NBA

Comienza la NBA: LeBron desafía a los Warriors

El fichaje de James por los Lakers anima una liga dominada en los últimos dos años por el equipo de Curry y Durant

Actualizado:

Poco ha cambiado en la NBA, pero al mismo tiempo lo ha hecho todo. Porque aunque los Warriors continúan siendo los grandes favoritos al anillo en la temporada que comienza mañana, la llegada de LeBron James al vestuario de Los Ángeles Lakers ha transformado el panorama en la liga. Le queda un mundo a la franquicia angelina para ser un aspirante real al anillo, pero la presencia del alero asegura un futuro cercano muy halagüeño para ellos.

Tras cinco temporadas fuera de los playoffs, a los Lakers les hacía falta un impulso. Kobe Bryant, retirado en 2016, decidió hace unos meses tomar las riendas de la reconstrucción que no había podido liderar en la cancha. Habló entonces con la propietaria de la franquicia -Jeanie Buss- para explicarle el camino hacia el éxito. Una senda que pasaba sí o sí por seducir a LeBron durante el verano y para ello había que elegir a las personas adecuadas. Para ese cortejo, no valía cualquiera y por eso Kobe exigió que fuera una leyenda como Magic Johnson el que se encargara de reclutar a James. Pasado, presente y futuro.

Después de haber ganado tres anillos -uno de ellos con los Cavaliers, el equipo de su infancia- LeBron buscaba un nuevo reto y ninguno mejor que devolver a los Lakers a lo más alto. Por primera vez en su carrera, James jugará en el Oeste, conferencia donde se acumula la mayor parte del talento de la NBA y que le obligará a una adaptación especial. Por eso, le vendrá bien que la franquicia se haya tomado este año como una transición a la espera de poder atraer alguna estrella más el próximo verano con la que hacer frente de verdad al dominio de los Warriors.

«Tenemos un largo camino que recorrer para alcanzar a Golden State. Somos un equipo nuevo y tendremos que superar altibajos, pero si nos apoyamos unos en otros todo el proceso tendrá sentido». LeBron James lanza un mensaje de optimismo, pero al mismo tiempo reclama a los jóvenes como Kuzma, Lonzo Ball o Ingram, a dar un paso adelante para conformar ese equipo campeón de futuro que empiece a dar guerra ya esta temporada.

El sueño de los Rockets

Mientras alcanzan el nivel, LeBron ya ha sumado sus «primeros puntos» para los Lakers sin haber pisado la cancha. Las entradas en el Staples Center vuelven a estar por las nubes y los patrocinadores se le acumulan a Jeanie Buss en el despacho. Sin haber lanzado a canasta, el negocio es ya redondo para los angelinos.

En la pista será otro cantar. De hecho, los Lakers no aparecen entre los aspirantes al título este año, donde los Warriors relucen por encima del resto. El fichaje de DeMarcus Cousins se une al talento de Curry, Durant, Green y Klay Thompson. Un quinteto que mete miedo y al que pocos podrán hacer frente. Los Rockets, el equipo de James Harden, son uno de los pocos conjuntos que podrían desbancar al campeón en una conferencia Oeste en la que los Spurs quieren ser protagonistas.

Ya sin Kawhi Leonard, traspasado a los Raptors a cambio de DeMar DeRozan, San Antonio buscará olvidar la temporada pasada para volver a brillar. Pau Gasol, a sus 38 años, seguirá cumpliendo un papel principal, aunque el anillo parece demasiado lejos.

La marcha de LeBron al Oeste deja camino libre a los Celtics para volver a dominar en la otra conferencia. Tras una notable temporada el año pasado, la recuperación de Kyrie Irving y de Gordon Hayward sitúa a los verdes como los grandes favoritos para ganar en el Este, con permiso de unos Raptors reforzados con Kawhi y en los que el seleccionador Sergio Scariolo actuará como ayudante en el banquillo.

Mirando a Europa

La llegada de extranjeros a la NBA ha hecho que la liga refuerce los horarios más favorables para el continente europeo. Así, habrá más partidos que nunca en el «primetime» de España, lo que se traduce en un partido los sábados a las 23:00 horas y dos para los domingos por la tarde noche.

Entre esos nuevos rostros está el de Luka Doncic, que debutará por fin en la NBA y lo hará luciendo la camiseta de los Mavericks. Junto a él, el otro «novato» al que tomar la matrícula es DeAndre Ayton, que tendrá vía libre para destacar en unos Suns que apuntan de nuevo a la zona baja.

De ahí querrá escapar Marc Gasol, cuyos Grizzlies tratarán de ganar partidos y convencer al español para que se quede a final de esta campaña. Algo complicado, pues el catalán será agente libre el próximo verano e, incluso, podría cambiar de aires en el mes de febrero. Ilusiona el año para Ricky Rubio, que rompió sus cadenas cuando aterrizó en los Jazz. Si esta temporada repite su rendimiento, las grandes franquicias de la liga se pelearán por él en verano. Equipos como los Lakers, ávidos de talento para acompañar a LeBron en su reto de llevar el anillo a Los Ángeles.