Víctor Claver posa para ABC tras un entrenamiento de la selección
Víctor Claver posa para ABC tras un entrenamiento de la selección - De San Bernardo
Selección española

Claver: «Siempre le doy prioridad a la selección, porque para mí es un orgullo»

El alero del Barcelona, que solo falló a la llamada de la selección en 2017 por una lesión, es uno de los pilares del equipo que jugará en el Mundial

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No es un verano más en la concentración de la selección española. Rumbo al Mundial 2019, no queda en el vestuario ningún «júnior de oro» y eso obliga a encarar el relevo como nunca antes. Uno de los veteranos es Víctor Claver (Valencia, 1988) que cumple su novena aparición con la selección. Solo ha fallado una vez desde 2009 y fue por una inoportuna lesión. Un ejemplo de fidelidad que quiere dar un paso adelante ante las notables ausencias del equipo.

En estos días en los que se habla tanto de compromiso, no hay nadie que pueda presumir tanto de eso como usted...

Sí, he tenido la suerte de que solo una lesión en 2017 me ha apartado de la selección desde que me llamaron por primera vez hace ahora diez años. No es fácil, porque tienes que hacerlo muy bien para que los entrenadores te convoquen cada verano y, si eso ocurre, no se puede decir que no a España. A defender a tu país. Para mí es un lujo y un orgullo estar aquí. Es un momento especial que espero durante todo el año con muchas ganas.

¿Y no le dan ganas de parar y darle un descanso al cuerpo? ¿De dedicarse más tiempo a sí mismo?

Sí, claro que lo piensas. Sobre todo los años en los que llegas al verano con alguna dolencia, en los que sabes que esos meses de descanso te vendrían muy bien para llegar mejor a la temporada. Pero yo siempre le he dado prioridad a la selección porque para mí es un orgullo vivir esta experiencia cada verano. Cuando pasen los años esto no lo podré recuperar y las vacaciones van a estar ahí siempre.

¿Qué tiene de especial esta camiseta?

Significa muchas cosas. A nivel deportivo, si quieres estar al más alto nivel, no hay otro sitio para conseguirlo que este. Luego, representar a tu país en diferentes lugares del mundo, en cada campeonato, es algo que personalmente me llena mucho. Que la gente me reconozca por la labor que hacemos en la selección es algo muy grande.

¿Y en qué es diferente defender la camiseta de España que la de un equipo?

Es mucho más. Vestir la camiseta de un equipo llena mucho, pero hacerlo con la de la selección es algo diferente. Nos juntamos cada verano y parece que no ha pasado el tiempo. Es un orgullo ser parte de este grupo. De esta gran familia.

Y diciendo todo eso, ¿entiende que haya gente que renuncie a venir?

Sí, claro que lo entiendo. Una cosa no quita la otra. Hay gente que a nivel personal tiene otras preocupaciones y es algo que hay que respetar. Durante la temporada no tenemos apenas tiempo para nosotros y es respetable que haya jugadores que quieran utilizar las vacaciones para otros asuntos. Todo el mundo, cuando ha podido, ha estado y lo ha dado todo y ahora hay que respetar esas decisiones.

¿Qué es lo «peor» de venir a la selección?

No hay casi nada malo. Siempre pongo la selección por delante de muchas cosas. Me pierdo estar más tiempo con la familia o poder hacer entrenamientos específicos para mejorar, pero lo que gano estando aquí, compensa todo eso.

Lleva aquí diez años y su rol ha ido cambiando. Por su peso en el equipo y por las ausencias, ¿siente que para usted es el campeonato más importante?

Creo que la selección se caracteriza porque todo el mundo intenta hacer su rol lo mejor posible. Cuando no tenía casi minutos tenía que estar preparado para ayudar al equipo si hacía falta y aquello ya era importante. Luego he ido ganando minutos en pista y ahora, aunque no sé qué me tendrá preparado Sergio (Scariolo) para el Mundial, estoy preparado para hacerlo lo mejor posible en la tarea que me encomiende.

En el vestuario es uno de los pesos pesados...

Sí, aunque solo sea por edad me toca serlo. Es el primer verano que no está con nosotros ninguno de los «Junior de Oro» y los que éramos jóvenes cuando ellos ganaron el Mundial juvenil ya no lo parecemos tanto (se ríe). Aun así, nos queda todavía mucho. Somos los guardianes de la esencia del grupo. De esa filosofía que ha impregnado a la selección en las últimas dos décadas.

¿Sienten que se acaba un ciclo?

Sí. Es evidente. ¡Ojalá que jugadores como Navarro, Reyes o Pau Gasol fueran eternos! Pero no es así. Espero que podamos clasificarnos para los Juegos y que Pau pueda estar con nosotros el verano que viene. Hemos tenido unos ejemplos increíbles para aprender y ahora tenemos la obligación de transmitir esos valores e intentar parecernos a ellos, porque igualarlos es imposible.

¿Qué le parece que Pau haya firmado por los Blazers?

Me hizo mucha ilusión. Es verdad que hace muchos años que salí de Portland, pero todavía sigo teniendo contacto con gente de allí y le tengo cariño al equipo. Ojalá le vaya bien, pueda jugar bien y ser importante para el equipo. Va a ser un referente para los jóvenes y para todos esos que no hayan jugado muchos partidos de playoffs. Le deseo lo mejor y ya sabe que cualquier recomendación de restaurantes que quiera, me puede llamar... (bromea)

¿Cómo os enterasteis?

Estábamos cenando cuando lo vimos y Marc nos lo confirmó enseguida. Lo sabía mucho antes que Wojnarowski (periodista americano que siempre adelanta los fichajes en la NBA). Estábamos hablando de otras cosas y fue uno de los temas de la noche. Sí.

¿Cuáles son esos temas que se tocan en la mesa de la selección?

Pues de todo. Al principio como hace mucho que no te ves, pues hablas de las vacaciones, de la temporada, y luego al final ya hablas de todo... Somos un grupo con inquietudes de todo tipo.

Personalmente, ¿ser polivalente en la pista, poder jugar de alero o de pívot, es una ventaja?

Yo creo que eso, a veces, me ha perjudicado. Los entrenadores me han utilizado en las dos opciones y está bien. Me gusta cambiar de posición, adaptarme, pero quizá en momentos he jugado menos por eso. Aun así, es algo que me encanta y con lo que me identifico mucho.

¿Dónde está más cómodo?

(Se lo piensa). Depende de quién esté al lado en la pista. Últimamente he jugado más de alero, con el Barça y con la selección, así que supongo que ahora mismo estoy más contento ahí, pero juego donde me toque.