Anna Cruz, con el trofeo de campeón de la WNBA
Anna Cruz, con el trofeo de campeón de la WNBA - NBAE/Getty Images
Baloncesto

Anna Cruz: «Importa más si alguien le regala un pijama a Messi que cualquier éxito femenino»

La española, reciente campeona de la WNBA, reflexiona sobre la dificultad de ser deportista y mujer

Actualizado:

Hace solo unos días que ha aterrizado en casa, pero Anna Cruz (Barcelona, 1986) aún no ha tenido tiempo de disfrutar del título de campeona de la WNBA -la NBA femenina- junto a su familia. Va saltando de homenaje en homenaje, atendiendo como puede a los medios, pero sin perder nunca la sonrisa. Esa que se ha dibujado en su rostro desde que se enfundó el anillo de campeona de la mejor liga de baloncesto del mundo. En medio de la vorágine, saca tiempo para reflexionar sobre la importancia de un éxito que confirma la buena salud del deporte femenino español.

-¿Sienta bien volver a casa?

-Claro, sobre todo después de tanto tiempo fuera y más aún habiendo ganado el anillo de la WNBA. Estoy muy feliz, como en una nube con todo lo que me está pasando.

-¿Esparaba todo este revuelo?

-La verdad es que no estoy acostumbrada a nada de esto. Yo soy una persona que intenta pasar desapercibida y, sinceramente, todo lo que está pasando a nivel mediático no me lo esperaba. Parece que hay que hacer algo histórico para que los medios estén encima tuyo. No hay un punto medio.

-¿Por qué cree que no se reconoce tanto el deporte femenino como al masculino?

-No sé que decirle. No llamaremos tanto la atención, no moveremos tanto dinero o no seremos un negocio comparado con el deporte masculino. Creo que no interesamos porque no generamos tanto dinero. Los medios no reciben tanto a cambio.

-Pero el deporte español habla en femenino en los últimos tiempos...

-Por nosotras, que no quede. En los últimos años estamos cosechando muchos éxitos. Poco a poco vamos ganando importancia, aunque sigue siendo más relevante que alguien le haya regalado un pijama a Messi que cualquier éxito femenino. Es triste pero es así.

-Para el que no lo sepa, ¿cómo de difícil es ganar un anillo de la WNBA?

-Es igual de difícil que cuando lo ganó Pau Gasol. Yo, que lo he vivido en primera persona, puedo decir que es muy duro ganar el anillo, pero también lo ha sido el camino, luchar en cada partido, llegar a la final y superar cada eliminatoria.

«Muchos me lo dicen, pero yo no soy consciente de formar parte de la historia del deporte español»

-¿Qué ha sido lo más complicado para Anna Cruz?

-Personalmente, lo que más me ha costado son los viajes, porque al final es cansancio acumulado. Nosotras no tenemos un jet privado como los equipos masculinos y todo pesa más, se hace más cuesta arriba. También es duro estar fuera de casa durante todo el año.

-¿Ve imposible igualar algún día a Amaya Valdemoro?

-Amaya ganó tres anillos y, aunque algunos digan que apenas jugó, solo el hecho de estar en el mejor equipo ya tenía mérito. Para mí lo que hizo ella es inalcanzable. Tiene mucho mérito.

-¿Qué es lo que más echaba de menos de casa?

-Estar con mi familia. Mis padres han venido a verme allí, pero no es lo mismo. Antes sí que era de pedir alguna comida especial cuando volvía, pero ahora me da igual, como si no me dan de comer. Con tal de poder pasar aquí unos días, me vale.

-Ahora, casi sin tiempo, le toca viajar a Rusia y unirse a su equipo en Europa...

-Se hace muy cuesta arriba volver a empezar a pensar en Rusia. Cuando estaba jugando la final de la WNBA no quería saber cuando tenía que ir a Rusia. Prefería no saberlo para estar centrada. No me gusta pensar más allá.

-¿Ha bajado ya de la nube?

-No, porque no he parado. Todavía no sé muy bien lo que he hecho. Todos me lo repiten, pero no soy consciente aún de formar parte de la historia del deporte español.

-¿Qué se le pasa por la cabeza cuando gana el anillo?

-En ese momento, solo quieres saltar, llorar, disfrutar... Los días antes, piensas en cómo va a ser si ganas, pero también piensas en qué ocurrirá si pierdes. Piensas en lo fuerte que podría ser y también en lo que mucho que te ha costado y lo mal que lo has pasado para estar ahí. Todas las lesiones, los descartes, las derrotas...

-¿Ha pensado ya en los Juegos?

-Ahora prefiero centrarme en el futuro inmediato, que es Rusia. Me encantaría vivir unos Juegos Olímpicos con España, que es algo que no he hecho nunca, pero queda lejos.