NBA15.000 tiros para mejorar a Ibaka

El pívot de la selección, que terminó la temporada frustrado, asombra de nuevo en la NBA tras un verano sin descanso

Actualizado:

La misma noche en la que Toronto perdió frente a los Cavaliers en las semifinales de conferencia de la NBA de la pasada temporada, Ibaka cogió el teléfono y llamó a España. Con la derrota aún reciente, dolido por la forma en la que se había producido (4-0), el pívot se puso manos a la obra para reinventarse. Para volver a ser el pívot dominante por el que un día se peleaban todas las franquicias de la liga. «He anulado todos los eventos de este verano. Si estás disponible, quiero que me ayudes a entrenar durante los próximos cuatro meses». Al otro lado, Serge recibió una ratificación. La respuesta positiva de Hugo López –exayudante de Pablo Laso, que coincidió con el congoleño en el Real Madrid– fue rápida. «El proyecto era tan interesante, que no podía decir que no», reconoce López a ABC, feliz tras ver cómo el pívot de la selección está jugando su mejor baloncesto desde que llegó a la NBA. Y eso es mucho, si tenemos en cuenta que durante sus primeros años fue uno de los referentes interiores de la liga.

Como a otros muchos, el «nuevo baloncesto» había atropellado a Serge Ibaka en los últimos tiempos. La tendencia de jugar sin hombres altos y la necesidad de que estos actúen cada vez más lejos del aro fue arrinconando al congoleño hasta verse perdido. Su gris temporada en 2017, lejos de sus mejores registros, le provocó una rabia interior que llevó a reducir sus días libres durante el verano a los fines de semana. «Hemos trabajado sin descanso durante cuatro meses. Hacíamos sesiones de lunes a viernes, con muchísimas series de tiro. Hemos contabilizado alrededor de 15.000 lanzamientos», señala el vallisoletano, recientemente nombrado seleccionador de Suecia.

Durante los cuatro meses que pasaron entre la derrota ante los Cavaliers y el inicio de esta temporada, Ibaka no se separó de Hugo López. «Hemos entrenado por medio mundo. Desde Miami –donde también ha hecho una transformación física increíble, para ser más liviano y veloz– hasta Vancouver, pasando por Barcelona, Los Ángeles o Santo Domingo. Serge es un tipo incansable. Siempre quiere más. Su ética de trabajo es admirable. Ha habido días en los que he tenido que pedirle que parara, porque si por él fuera hubiéramos entrenado mucho más tiempo. Yo le decía que el descanso es parte del trabajo, pero le costaba aceptarlo», afirma López.

Números de otra época

La mejora de Ibaka en la pista es evidente. «Cuando me llamó nos marcamos dos objetivos principales: mejorar el tiro lejos de la canasta y el manejo con la mano izquierda. Hemos trabajado la confianza en ese lanzamiento y se están viendo los resultados», indica el entrenador. Tras un mes de campaña, Ibaka acumula sus mejores números desde que llegó hace diez años a la NBA. Promedia 18 puntos por partido, con un acierto de casi el 60 por ciento en tiros de campo y los Raptors dominan la conferencia Este con solo una derrota en once partidos.

Su efectividad con el aro le ha llevado a romper registros de otra época. El domingo se convirtió en el primer jugador desde 2006 que anota sin fallo sus primeros 14 tiros en un partido, en un duelo que terminó con 34 puntos en su casillero personal, su mejor marca en la NBA. A eso, el pívot sumó ayer otros 17 puntos sin fallo en apenas 13 minutos de juego. Todo bajo la atenta mirada del seleccionador Scariolo, ayudante este año en los Raptors.

En estos cuatro meses junto a Ibaka, López ha podido compartir muchas horas de trabajo con el staff técnico de Toronto. «Uno de esos días de entrenamiento personal, el entrenador de los Raptors –Nick Nurse– paró la sesión cuando apenas llevábamos unos minutos en la pista. Vino hacia nosotros y nos felicitó. A Serge por lo mucho que había mejorado y a mí por haberle ayudado a conseguirlo. Momentos como ese hacen que todo haya merecido la pena», explica el español, invitado por el propio Nurse a unirse durante varias semanas al cuerpo técnico de los Raptors en la pretemporada del equipo.