El campeón del peso pluma de UFC, Conor McGregor
El campeón del peso pluma de UFC, Conor McGregor - Twitter
La pelea del «billón»

McGregor: «Mayweather puede poner las reglas que quiera»

El luchador irlandés vuelve a desafiar al mediático boxeador y le ataca comparando los logros que tenía a su misma edad

Actualizado:

El campeón del peso pluma del UFC, Conor McGregor, ha vuelto a avivar la llama que mece el hipotético combate contra el boxeador recientemente retirado Floyd Mayweather, en lo que muchos han denominado como «la pelea del billón».

Durante una entrevista concedida al programa «Sunday Conversation» de la cadena ESPN, el irlandés comentó con su innata confianza que, además de que su potencial rival empezó la lucha verbal, uno de los problemas para que no se celebre la batalla está en el menosprecio de Mayweather en cuanto al reparto de los billetes se refiere: «Lo escuche hablando. La filtración salió una noche. Fue el quien filtro el rumor. Y yo dije: “Él obtiene 100 millones y yo obtengo 7 millones. Eso es una rebaja para mí, yo no acepto rebajas. Pensé que el boxeo era donde estaba el dinero”. Los 7 millones son absolutamente de risa. Él habla de 100 millones yo también hablo de 100 millones. Tengo 27 años de edad y estoy a medio camino de un contrato de 100 millones. A los 27 años Floyd Mayweather apenas estaba en la cartelera de Óscar de la Hoya. Así que compara eso».

Además, la estrella del UFC se siente «el dueño de este deporte», por lo que solo piensa ceder en el estilo de lucha, pero nunca en el tema monetario: «Él se está haciendo viejo, yo tengo el tamaño, el alcance, la altura… Tengo la juventud. Él me necesita a mí, yo no lo necesito a él. Si quiere hablar podemos hablar, pero soy yo el que tiene el control aquí». Y el irlandés añadió: «No le doy mucha importancia a las reglas. Él puede poner todas las reglas que quiera. Sé que él no querría enfrentarse en una pelea de artes marciales mixtas. ¡En una verdadera pelea! Si quiere pelear en un combate limitado, no hay problema, podemos hacerlo. Yo dejaré de lado muchas otras formas de combate que practico y me enfocaré en un solo arte. Yo estoy en el juego de balancear platos. Balanceo un plato de boxeo, balanceo un plato de Taekwondo, uno de Jiu-Jitsu, uno de lucha libre, uno de kárate. Hay tantos platos balanceándose en este juego. Si pudiera bajarlos todos y solo balanceo uno de boxeo sería quitar una carga de mis hombros», sentenció.

El irlandés se reconcilia con el UFC

Aparte del conflicto con Mayweather –cuyo combate es practicamente imposible que se realice por el contrato en vigor que tiene McGregor con el UFC– el irlandés estaba en pie de guerra con la empresa presidida por Dana White. Todo comenzó cuando la estrella del peso pluma se negó a participar en la promoción del #UFC200, para lo cual que tenía que saltar el charco hasta Las Vegas, pues estaba inmerso en un campamento de entrenamiento intensivo en Australia. Ante esta desobediencia el presidente del UFC tomó la radical decisión de sacar a McGregor del cartel de la velada en la que debutará por primera vez un español Enrique Marín «Wasabi»–, y que iba a ser la revancha contra el único que hasta el momento ha logrado derrotarle: Nate Díaz.

Ahora, con la situación más calmada y en frío, McGregor analizó la situación a su manera: «Debí haber saltado en ese maldito vuelo. Debí haberme aguantado y haber ido a la promoción de la pelea. Pero a veces tienes que hacer lo que es bueno para ti, en lugar de hacer lo que es bueno para los demás, especialmente cuando ya has complacido a todos un millón de veces». Con todo, el irlandés no es de rendirse fácilmente, y promete retornar con un ímpetu hercúleo: «Hay algo ardiendo en mí. Me siento vacío, como empezando de cero de nuevo. No dejo que nada externo interfiera con ello, como pudieron ver, mientras todo lo demás explotaba. Estoy muy enfocado en regresar al cien por cien».

McGregor no es hombre de amargarse en su propio fracaso. Más bien es de aquellos que resurgen de las cenizas de sus errores, de esos campeones que mastican sin atragantarse sus derrotas. Sabe que la diferencia entre lo posible y lo imposible radica en su determinación. El primer paso era reconciliarse con UFC, y ese camino ya está despejado. Ahora habrá que esperar para ver su nombre escrito en una pelea estelar de los próximos eventos. Mientras tanto, el irlandés seguirá entrenando, avivando la llama que lleva dentro.