DESDE MI GRADA

Sin sorpresas

Actualizado:

Todo ha sucedido como estaba previsto. El anterior empresario, Martínez Uranga, era favorito desde el comienzo. Con la sorprendente unión de su «enemigo» Simón Casas y del callado Matilla, la cosa estaba clarísima. La inesperada aparición de otro concursante fue sólo una maniobra de distracción. A esta nueva empresa se le puede exigir más porque ha conseguido condiciones mucho más ventajosas. Las preguntas se multiplican: ¿Qué papel desempeñarán cada uno de los empresarios? ¿Cumplirá Simón Casas sus pregonados planes culturales? ¿Seguirán con él Esplá y Sánchez Dragó? ¿Hasta cuándo durará esa unión? ¿Conseguirán que se interese el público por las novilladas? Sobre todo: ¿mejorarán los carteles, en toros y toreros? Veremos...