Vídeo: Escuche cómo ha sonado el Himno de España en la plaza de toros de Valladolid

Valladolid pone de moda tocar el Himno de España en los toros

La empresa del coso del Paseo de Zorrilla ha promovido esta iniciativa con gran éxito entre el público

ValladolidActualizado:

Cada tarde, pasados unos minutos de las seis, la plaza de toros de Valladolid se ponía en pie. Como el que está en misa. Era el momento litúrgico del Himno de España. La banda de Íscar -magistral toda la feria- entonaba las notas de la «Marcha Real» en medio de una ovación infinita, tanta que en jornada de expectación como la de Roca Rey, el eco de los aplausos era más fuerte. Hasta los toreros tenían el gesto de aplaudir la música del país que los ha visto nacer y crecer, caso de José María Manzanares, una vez concluido el himno, claro.

Los tendidos, hombres y mujeres, padres e hijos, nietos y abuelos, se levantaban de la almohadilla y clavaban su mirada al horizonte, con muchas pupilas apuntando al cielo, ojos que apenas contenían su emoción. Las lágrimas caían por más de una mejilla: la mayoría aplaudía mientras sonaba; una minoría guardaba silencio. «España, en el corazón», susurró un espectador próximo a mi localidad en la despedida de Juan José Padilla.

En medio de aquel baño de plácemes, la banda parecía crecerse. Templaban todos los instrumentos. Ahí no desafinaba nadie, salvo en la distancia los mansos políticos que reniegan del país al que representan. Una maravilla que emocionó y conquistó a todos los aficionados que se han dado cita estos días en el coso pucelano, donde los gritos de «¡Viva España!» fueron constantes.

Esta iniciativa de la empresa, en tiempos en los que muchos ningunean nuestra bandera, nuestro himno y nuestras tradiciones, es digna de elogio. Y era calificada en las gradas como «fabulosa, genial...» Pongan el adjetivo positivo que quieran. «Sigamos el ejemplo de Francia con la Marsellesa en sus arenas», comentó Óscar (no Puente). «A mí solo por escuchar esto y ver la emoción de la gente me compensa venir a la plaza, ojalá lo empiecen a hacer todas», dijo Josefita. Valladolid es una ciudad donde se respira el amor a España, aunque su Ayuntamiento ningunee con frecuencia su cultura y sus costumbres. Ya no solo por su patada fuera de fuego a los toros; la (pen)última «ocurrencia» se vivirá este lunes, con la «moción de la libertad de conciencia y laicidad» que presentará Sí Se Puede Valladolid en el Pleno.

Este fin de semana muchos pucelanos criticaban «la nueva ocurrencia de estos mamarrachos», como escuché a un señor entre triste y enfadado junto a una caseta. Y fue de lo más suave que oí... «Que nos dejen en paz y nos respeten».

De momento, el Himno Nacional, el de todos los españoles, ha subido cada tarde al cielo de Valladolid durante las fiestas de la Virgen de San Lorenzo, la patrona a la que sus fieles rezan con fervor. En torno a su festividad se celebran las fiestas, las de fuera y las de dentro de la plaza. Y en la plaza de toros suena el Himno, sí. Ahora que no vengan los de siempre a mezclar churras con «men(r)inas» y política con cuernos. Aunque entre los partidos, en cuestiones de alianzas, crezca más de un pitón. España es de todos y la Fiesta, también. ¡Fuera complejos!