Fernando Robleño, en un pase de pecho
Fernando Robleño, en un pase de pecho - Paloma Aguilar

Casta y emoción con los de Escolar

Sin trofeos, los tres diestros lidian dignamente una muy seria corrida

Actualizado:

¿En qué Feria española podemos ver, en cuatro días seguidos, reses de La Quinta, Escolar, Victorino y Adolfo Martín? Sólo en Las Ventas. Claro que los diestros que se apuntan a estos hierros no suelen ser los de la primera fila. (Lo de Roca Rey es un gesto aislado y el resultado de ese bombo que algunos censuran). En Madrid, el toro sigue siendo el protagonista de la Feria. Como debe ser. Eso habla bien de la afición de Las Ventas, aunque a veces se exceda.

Los toros de Escolar abren el desfile del encaste Albaserrada. Esta tarde, son muy serios, bien armados, encastados; salvo los dos primeros, más complicados, se ovaciona a todos los demás. A pesar del fuerte viento, los tres diestros dan la cara con mérito.

Fernando Robleño se ha forjado en mil batallas. El primero es pegajoso, aprieta en banderillas, vuelve rápido, queda corto. Molesto por el viento y por los arreones, Robleño solventa la papeleta, sin más, con oficio; a pesar de su experiencia, pasa un quinario, para matar. En el cuarto, muy serio, aplaudido de salida y más manejable, logra algunos reposados muletazos, con buen oficio; al final, logra engancharlo y ligar derechazos largos, casi un círculo completo. La estocada queda desprendida y da una justa vuelta al ruedo.

Gómez del Pilar ha triunfado varias veces con toros de Victorino: intenta torearlos como si fueran dóciles domeqs. Recibe a portagayola y lidia al segundo; lo deja lejos del caballo y el toro acude con alegría, arrea en banderillas; cruzándose, le saca algún derechazo suave, con mérito, pero uno a uno, porque el toro no repite. Como el trasteo ha sido premioso, suena el aviso antes de matar, caído. También recibe a portagayola al quinto, que luce dos «velas» de aúpa, derriba y, luego, va de muy lejos, en una pelea emocionante. Saludan Aguilera y Cebadera. En la muleta, el toro vuelve muy rápido y, aunque no caben muletazos lucidos, la gente agradece la entrega.

Ángel Sánchez deslumbró aquí una tarde, de novillero, con magníficos naturales. No lo ha repetido, luego, y ha toreado poco pero un refrán taurino afirma que sólo cambia la moneda el que la tiene… Al tercero le pegan mucho en varas; lidia estupendamente Iván García. Dejándose ver, Fernando Sánchez pone uno de los pares de la Feria; saluda, con Raúl Ruiz. Ángel traza algún natural con calidad, aprovechando las nobles embestidas, pero no redondea la faena. Logra una aceptable estocada: saludos y gran ovación al buen toro. En el sexto, que pelea bien en varas, vuelve a saludar Fernando Sánchez. El toro embiste con bravura y fuerza. Ángel Sánchez muestra voluntad pero acusa la falta de experiencia y mata certero.

A pesar del viento y aunque no haya habido trofeos, ha sido una tarde emocionante, con la encastada y bien armada corrida de Escolar. Todo lo que se les ha hecho a estos toros ha tenido mérito. Nada que ver con los toros flojos y descastados que tantas tardes producen hastío. Ésta es la Fiesta de los toros y en Las Ventas, por fortuna, sigue siéndolo.