Paseíllo bajo la cubierta de la Misericordia en su 250 aniversario
Paseíllo bajo la cubierta de la Misericordia en su 250 aniversario - fabián simón

Tres historias que contar en el 251 cumpleaños de la plaza de Zaragoza

La Misericordia ha sido testigo de muchas andanzas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los 251 años de vida de la Misericordia tienen innumerables historias que contar. En estos dos siglos y medio están representadas todas las épocas del toreo. Desde que la fiesta popular y en la calle que se fue organizando con la construcción de las primeras plazas de toros hasta la tauromaquia actual en todas sus manifestaciones, pasando por la gloria de las principales figuras del toreo. Del mítico Martincho, inmortalizado por Goya, hasta Enrique Ponce; desde Largartijo y Frascuelo, a Litri y Aparicio; desde Joselito y Belmonte a Paco Camino y Ordóñez; de Herrerín y Ballesteros a Fermín Murillo, Raúl Aranda y El Tato, y tantos toreros aragoneses que vivieron sus andanzas pegados a esta plaza.

Todo esta escrito en ese gran libro del toreo que es la arena del coso impulsado por la ilustración de don Ramón de Pignatelli, mejorado en la segunda década del pasado siglo con el aspecto exterior actual, cubierto a finales de esa centuria y acomodado en los primeros años del XXI.

Por eso, si echamos la vista atrás y recordamos lo que pasó en la plaza zaragozana hace cien años, hace medio siglo o hace un cuarto, nos topamos con tres épocas distintas. La Edad de Oro con Joselito y Belmonte en un momento en el que los aficionados aragoneses acababan de perder su máxima pasión. Herrerín muerto en la plaza de Cádiz y con Ballesteros a punto de subirse al carro de los mejores antes de su también desgraciado final. Y de aquella época mítica a mediados de los sesenta con Diego Puerta, Ostos, Murillo, Chamaco en los carteles, seguramente porque no hubo ajuste de la empresa con otras figuras de entonces. Y finalmente el comienzo de los noventa con la innovación de la cubierta protegiendo del frío y del cierzo, con la ilusión por un novillero especial como Finito de Córdoba, con toreros noveles aragoneses apuntando metas mayores, con Espartaco, Joselito, Ortega Cano, Roberto Domínguez en plena sazón...

Tres épocas, tres ferias, tres historias que contar entre las muchas que tiene escondidas este coso de la Misericordia que, como si nada, celebra este año su 251 cumpleaños.