Monumental de las Ventas, con más de 23.000 espectadores
Monumental de las Ventas, con más de 23.000 espectadores - reuters
REACCIONES

«La bajada del IVA cultural es un seguro de vida para el futuro de la Tauromaquia»

El mundo del toro considera «justa y necesaria» esta medida, aunque Mariano Rajoy señaló desde Guatemala que todavía no tiene una fecha concreta

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Tenemos el compromiso de Hacienda de que cuando llegue la bajada del IVA cultural también afectará a los toros». Son palabras recientes del subsecretario de Cultura, Fernando Benzo, en una entrevista concedida a nuestro crítico taurino Andrés Amorós. Y la hora de esa reducción se acerca, tal y como adelantó ayer en exclusiva ABC, aunque el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy pidió también ayer prudencia y todavía no haya querido adelantar una fecha concreta.

También se comentó que esta rebaja afectaría a lo toros en el I Congreso Internacional Taurino celebrado en Albacete e inaugurado por el ministro José Ignacio Wert y María Dolores de Cospedal. El matador de toros Julián López «El Juli» dio la conferencia magistral, en la que destacó que « la tauromaquia es una fuente inagotable de cultura, que ayuda a contar la historia de una nación».

Son ya muchos los años que el mundo de la Tauromaquia, declarada Patrimonio Cultural en noviembre de 2013, lleva reivindicando una equiparación fiscal a otras actividades culturales, aunque sin hacer tanto ruido como los sectores de la música y el cine.

Y eso que, según revela el estudio del profesor Juan Medina, recogido en «La economía del toro», «los toros aportan más ingresos por IVA que el cine español, el teatro, la música popular, la clásica, la ópera, la danza... Tan solo el cine extranjero deja más dinero en las arcas del Estado en concepto de IVA cultural».

Aportación a las arcas del Estado

Según recoge la citada fuente, por ejemplo, en 2012, «la Fiesta de los toros movió 5,5 millones de entradas a lo largo de la temporada, lo que generó ingresos de más de 177 millones de euros; a esto se uniría la actividad económica inducida por los festejos populares, que movilizaron a 19 millones de espectadores». En el blog de «La economía del toro», Diego Sánchez de la Cruz ofrece también un dato relevante: «La Tauromaquia aportó 28,4 millones por IVA en 2014, superando los 25,8 millones del cine español».

En cuestión de números, se espera que el Pentauro (Plan Estratégico Nacional de Fomento y Difusión de la Tauromaquia) elabore un estudio con datos oficiales.

El actual IVA del 21%, tanto en corridas de toros como en novilladas, provocó el alarmante descenso de estas últimas, donde se forja el futuro del toreo. Recordemos que en 2012 el IVA se elevó en las corridas del 18 al 21% y en las novilladas en 13 puntos (del 8 al 21%), un rejonazo en todo lo alto.

Después de «todos los agravios comparativos» que un mundo cultural como el del toro ha sufrido, ahora aplaude esta «feliz noticia», acogida con «optimismo» aunque con «ciertas reservas» por algunos «hasta no verla hecha realidad».

Abaratar el precio de las entradas

El empresario de Las Ventas, Manuel Martínez Erice, se mostró encantado con esta «buenísima noticia, que ayudará a que haya más consumo de entradas al abaratarse su coste».

El empresario de la Maestranza de Sevilla, Ramón Valencia, se refirió a «la gran importancia» de esta rebaja: «Los toros indudablemente forman parte del estamento cultural, y esto será muy beneficioso, especialmente porque así se podrá abaratar el precio de las entradas, lo que beneficiará a abonados y consumidores en general».

Luis Manuel Lozano, apoderado de El Juli, ganadero de Alcurrucén y empresario de plazas como Pontevedra y Toledo, calificó la noticia de «magnífica». «Será una gran ayuda -subrayó- para poder hacer frente a los gastos que tiene montar cualquier tipo de festejo taurino, y sobre todo para las novilladas con o sin caballos, fundamentales hoy para el futuro de la Fiesta».

Antonio Matilla, empresario, ganadero y apoderado de toreros como José María Manzanares y El Fandi, mostró en corto y por derecho la relevancia del hecho: «¡Ojalá! Es vital para el futuro».

Patrimonio Cultural

Más se extendió Simón Casas, uno de los integrantes de la Fusión Internacional por la Tauromaquia, capitaneada por Alberto Baillères, lo acogió con entusiasmo y dijo que estamos de «enhorabuena». En su siempre apasionada defensa del toreo como cultura, se pronunció así: «Es evidente que en los toros, como en todos los espectáculos artísticos y culturales, hay que bajar los costes de producción para poder mantener o elevar el nivel de calidad artística. Por eso, en todos los países hay un IVA de tipo cultural para apoyar, sostener y mantener la actividades culturales. Y la tauromaquia es por ley una actividad cultural. Por lo tanto, la bajada del IVA cultural es fundamental para poder sostener el futuro de la Tauromaquia. Además, repercute en el precio de las entradas: tenemos que favorecer el acceso del público a la plazas para que los precios no sean prohibitivos y permitir también una política de precios para el consumidor más accesible y coherente. La bajada es un seguro de vida para el futuro de la Fiesta, es una protección para la calidad de programación y un medio económico para tener una política de precios de entradas».

Aunque este año se ha fusionado junto a José Cutiño a la empresa mexicana de Baillères, Simon Casas Production lleva muchos años cabalgando en los ruedos. «Si mi empresa (Simon Casas Production) mueve unos diez millones de euros de cifra de negocio anual, paga en IVA dos millones entre todas mis plazas, las de España (como Zaragoza, Alicante y Valencia) y Francia (con Nimes)». «Y ojo -añade el productor-, en el bolsillo de los antitaurinos hay muchos euros que proceden de la tauromaquia, y si no quieren los toros que digan también NO a la productividad fiscal del toreo».

¿Qué pasaría con otros sectores?

El análisis de Casas fue más allá: «Si el tratamiento de las otras actividades culturales, como el cine, la ópera o el teatro, hubiera sido igual que el tratamiento económico de la tauromaquia en las décadas pasadas, hubieran desaparecido la ópera, el teatro y el cine, porque no hay actividad cultural que se pueda sostener simplemente por la taquilla, es imposible. Hay comentarios de los antitaurinos que dicen que los toros no interesan; los toros son un espectáculo que interesa más que cualquiera, son un espectáculo de masas. Si la ópera hubiera sufrido todo el gravamen fiscal que han tenido que sostener desde hace muchos años los toros, hubiera desaparecido».

El abogado Ignacio Lloret, otro de los empresarios de Valencia, se pronunció con contundencia: «Es una medida de coherencia total. Los toros tienen una cobertura legal como espectáculo cultural y artístico, están protegidos por ley, es una cuestión de cordura que también se beneficien de esta rebaja. Sería inadmisible que no fuese así, una discriminación». ¿Los beneficios? «La Fiesta cogerá más oxígeno, y lo notarán de manera directa las novilladas y los espectáculos de promoción, por ejemplo, de una entrada de diez euros el IVA se llevaría un euro; ahora, dos, y son muchos los costes. Lo notarán las empresas y el público. Por ejemplo, en Valencia podemos ejercer la libertad de precios, y eso favorecerá al bolsillo de los aficionados». Lloret apunta también que ya es hora de que se cree un lobby taurino, y no solo de profesionales, «para contrarrestar todo los ataques que sufrimos».

Los enormes costes del espectáculo

Enrique Ponce, figura del toreo, señaló: «Va a ser muy importante y bueno para la Fiesta, pues costaba un dinero tremendo montar un espectáculo con ese impuesto. Sobre todo va a beneficiar a los empresarios para que les salgan los números. En el tema de las novilladas, el 21% significaba la muerte de los festejos menores. Se impone el sentido común y va a ayudar a que se den más espectáculos de aquí en adelante».

El maestro Curro Vázquez, apoderado de Cayetano Rivera Ordóñez, acogió con enorme alegría «esta noticia extraordinaria que estábamos esperando; con esa diferencia de IVA se pueden solucionar muchas cosas, dadas las circuntancias que atraviesa la Fiesta».

El apoderado de Iván Fandiño -protagonista del primer acontecimiento de la temporada el Domingo de Ramos en Las Ventas-, Néstor García, manifestó: «Por fin una noticia positiva de la Administración y la novedad de que nos consideran cultura. Espero que esa diferencia se traduzca en una bajada del precio de las entradas, como primera medida. Soy optimista de que esta sea la primera de otras que vengan».

La voz de los ganaderos

La Unión de Criadores de Toros de Lidia, presidida por Carlos Núñez, expresó su satisfacción por la noticia, al tiempo que desea que «esa demanda sea una realidad lo más pronto posible». «La tauromaquia, actividad cultural que más ingresos reporta al Estado en concepto de IVA -señala-, y en coherencia con la declaración de la misma como Patrimonio Cultural, lleva demandando mucho tiempo esta necesaria rebaja fiscal porque ayudará a mejorar la asequibilidad del espectáculo. El Plan Nacional de la Tauromaquia, Pentauro, aprobado en 2013, recoge entre las medidas propuestas por todos los profesionales del sector la rebaja del tipo impositivo. Por tanto, esta noticia en el inicio de la temporada resulta positiva y beneficiosa para el mundo del toro».

Victorino Martín, figura ganadera, mostró también su satisfacción: «Estamos de enhorabuena. Esta rebaja del IVA cultural va a ser un gran apoyo, porque la verdad es que el mundo del toro atraviesa un momento delicado, y esta medida será muy importante. Hay que tener en cuenta que los toros, un producto agrario, pagan el 21%; hasta los festejos de promoción están pagando esa elevada cifra. Esta bajada es justa y un espaldarazo al sector cultural, abaratará los costes, bajará el precio de las entradas y beneficiará al espectador».

El presidente de la Unión de Abonados de Madrid, Jesús Fernández, se muestra «escéptico, aunque lo lógico es que se produzca esta rebaja y repercuta en los abonos y las entradas». Este aficionado reivindica no solo la bajada en las corridas al 10 por ciento, sino que «en las novilladas debería aplicarse el del 4».